El juego de la vida

Queremos ver nuestra vida como un sistema en constante mejora, que podemos controlar actuando en el nivel superior. Debemos actuar en el estado en el que queremos estar, pero aún no lo logramos. Para ello, damos a los niños juegos educativos que los elevan a un nivel superior.

Al jugar en la decena, me elevo al sistema de relaciones espirituales, al sistema de Adam HaRishon. Por eso, el juego se convierte en lo más importante y crítico.

Necesitamos una nueva actitud ante nuestra vida, hacia la meta espiritual, durante todo el juego. Primero, nosotros mismos cambiamos nuestra relación al hacer el cambio y despertamos la luz que reforma, que nos afecta y de hecho, comienza a cambiarnos.

Es como si al mover partículas cargadas creamos un campo que nos organiza de forma nueva y correcta. Y así avanzamos de acuerdo con las leyes superiores. Al jugar en grupo, entendemos el juego de nuestra vida. No hay otra forma de salir del marco animal y volverse humano, sólo jugando.

Con ayuda de la luz superior, el estado deseado que jugamos se vuelve verdadero. Todos los escalones ya están dispuestos de arriba hacia abajo, conectando las luces reformadoras con las luces internas, de modo que si despertamos las luces reformadoras, actúan de abajo hacia arriba y nos conducen a los peldaños de la escalera.

No hay otra realidad sólo este juego. Debemos sentir que existimos en un sistema y es nuestra salvación. Si tratamos de sentirlo, podemos cambiar nuestro destino, nuestra vida y despertar las fuerzas superiores y estaremos en el lugar correcto.
[276457]
De la 1a parte de la lección diaria de Cabalá 4/ene/21, «Mishak«

Material relacionado:
Una nueva vida #413 – El juego de la vida: “Verás tu mundo durante tu existencia”
Propósito del juego llamado «vida»
¿Qué es nuestra vida? ¡Un juego!

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta