El maestro ama su trabajo

Como un arte especial, en la decena, debemos llegar a una atmósfera tal  que disfrutemos el trabajo en contra de nuestros deseos egoístas. Un auténtico maestro ama su trabajo sin importar con  qué material trabaje, ya sea madera o metal. Él disfruta cuando crea.

Cocinar una cena puede ser un arte, todo depende del deseo de la persona involucrada en el trabajo. Necesitamos asegurar que disfrutamos del trabajo espiritual y que no nos causa sufrimiento. Necesitamos disfrutar la resistencia del ego y debemos sobreponernos a él.

Pues, cada momento en que me sobrepongo a mi ego, siento que soy un artesano en el proceso de creación y puedo ser socio del Creador, convertir mi ego en otorgamiento y elevarme por encima de él. Al hacerlo, le doy contento al Creador.

Elevarse por encima del egoísmo es un arte y me siento como un maestro igual al Creador, porque intento ser Su asistente. Voy del lado del ego hacia el lado del Creador y trabajo conmigo mismo, con el material que que se me dio, así, junto con el Creador puedo esculpir en mí al hombre, Adam.
[276664]
De la 1a parte de la lección diaria de Cabalá 10/ene/21, “Capítulo Shemot”

Material relacionado:
Propósito del juego llamado «vida»
Esencia del trabajo espiritual
¿Qué hace el efecto del pegamento espiritual?

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta