La decena es mi nuevo yo

Anulación y sumisión son muy importantes en el trabajo espiritual, porque simbolizan la transición de la autoridad del ego a la autoridad de la fuerza de otorgamiento, amor y unión con el Creador. 

Existen dos autoridades: la buena inclinación y la mala inclinación. Cada vez que cambiamos de una a otra, caemos y nos levantamos, para que en nuestra conexión, en su comparación, en la evaluación de una con respecto a la otra, nos encontremos a nosotros mismos. 

Nuestro lugar no está dentro de la inclinación al mal, pero tampoco dentro de la inclinación al bien, porque desapareceriamos. Por lo tanto, necesitamos colocarnos en el medio, para ser individuos independientes. Es posible sólo al estar integrado en la decena. En la decena tenemos oportunidad de reivindicarnos, volvernos seres humanos y adquirir la independencia y la imagen de Adam.  

Con garantía mutua entre nosotros, nos hacemos similares al Creador, al estado en el cual tenemos derecho de ser llamados seres humanos

Por eso, conforme se avanza en espiritualidad, se siente cada vez menos confianza, más y más duda de nuestra comprensión y sentimientos. En contraste a este mundo, en el que todos apoyan firmemente en su opinión, el individuo que anhela la espiritualidad se siente confuso, en el abandono, como un niño perdido. Le parece que está perdido en el gran mundo y que cortó su conexión con la realidad. 

De hecho, son momentos felices en el camino espiritual, porque gradualmente comenzamos a ver que existimos en el grupo, en la decena. Me parece que el salvador llegó, Él me saca del desamparo, la desesperanza, el vacío en mi mente y corazón. 

En este estado desesperado, de pronto recordamos que tenemos un grupo. Así es como el Creador nos da la dirección correcta, como si nos dijera “¿Quieres ser hombre, quieres crecer? Por favor, aquí está tu imagen, tu forma. “Te sientes perdido justo ahora y eso es bueno. El nuevo “tú” es la decena. Intégrate en ella, disuélvete en ella y te encontrarás, sentirás el mundo” 

No hay nada fuera de la decena. Al grado en que sientes a tus amigos y entras al estado correcto, entrarás a un nuevo mundo, a una dimensión espiritual. En nuestro tiempo estamos pasando por este cruce entre los mundos, los límites entre el previo, el viejo mundo individualista y el mundo integral, perfecto. 

En el mundo anterior, un cabalista podía revelar la fuerza superior, pero ahora nos tenemos que conectar en decenas. De lo contrario, no tenemos oportunidad de revelar la espiritualidad. Sólo en la conexión con los amigos encontramos un escudo, un volante y los medios correctos para avanzar hacia la meta que aparece al final de un suave camino. Todo el camino es con una conexión cada vez mayor en la decena. Así, salgo de la desesperanza, del estado de pérdida. 

Cuando me doy cuenta de que mi progreso es sólo en conexión en el grupo, todo se vuelve claro y se abre un camino directo. No se requiere nada más, sólo conectar con los amigos para sentir la confianza dentro de nuestra conexión que llega del Creador que está oculto ahí. El Creador gradualmente se acerca y se revela porque mi objetivo es la conexión. 

Por eso estoy tan feliz de mi dependencia a la decena, a este pequeño círculo. Todo el camino se vuelve muy simple: sólo debo anularme ante la decena y a ese grado, avanzaré hacia la meta. La implementación es clara y está en mis manos.

Me sentía desesperado, como niño perdido, cero total y de pronto, encuentro que tengo todo, todo está frente a mí. No hay nada más allá de los amigos y encontraré todo en ellos. 

Si estoy fuera del grupo, me siento completamente abandonado, ahogado en el egoísmo y con preguntas sin respuesta. Toda la confianza y el gozo, la felicidad y la satisfacción están en mi conexión con la decena. Sólo ahí, en la dirección dentro de ella, encuentro mi buen futuro.

Necesito al grupo, porque es donde mi alma se encuentra. Todos los estados negativos surgen sólo por desconectarme de la decena y todos los estados positivos pueden ser sólo en la conexión con ella, de tal forma que no me imagino sin la decena, como está escrito: “porque estoy enamorado”.
[276287]
De la 1a parte de la lección diaria de Cabalá 1/ene/21, “Anulación y Sumisión”

Material relacionado:
La decena es la vasija espiritual estándar
¿Qué impacto tiene en el mundo la decena?
Una decena del tamaño del mundo

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: