Reúne las piezas del alma común

Pregunta: Está escrito en El libro del Zóhar: “cuán bueno y cuán placentero es para los amigos sentarse juntos, también”. Esto significa ser amigos, que en la hora en que se sientan juntos, no se separan unos de otros. 

En principio, parecen ser personas en guerra unas con otras, queriendo matarse entre sí, después una vez más regresan al amor fraterno. El Creador dice acerca de ellas: “¡Cuán bueno y cuán placentero es para los amigos morar juntos, también!” Pero, más aún, el Creador mismo escucha con atención su discurso y Él obtiene deleite y se regocija con ellos, ¿cómo puede ser que las personas que están dispuestas a matarse entre sí, se reúnan y surja amor fraterno entre ellas? 

Respuesta: Esto es realmente asombroso, porque venimos de una sola alma. Ese sistema fue creado como un deseo común, un solo organismo. Y después fue deliberadamente fragmentado en pequeñas piezas. 

Esto es similar a como el Lego es construido: primero, se construye una imagen y después una estampadora especial la corta en piezas para que los niños puedan aprender a ensamblar una imagen a partir de sus componentes. 

Nuestra alma común fue creada de manera similar. Dado que fue fragmentada en piezas más pequeñas, debemos encontrar esa conexión mutua, esa yuxtaposición en la que todas nuestras almas se reúnen una vez más en una gran imagen, en una sola alma. 

Esta alma única es llamada Adam, de la palabra “Adomé – similar” al Creador. Al grado en qué nos acercamos mutuamente para reunir una gran imagen, nos convertimos en Adam, humano. 

Es decir, el humano en nosotros no es nuestro cuerpo animal y no es nuestras inclinaciones animales naturales, es la medida de nuestra similitud con el Creador.
[276815]
De Kabtv “El poder de El libro del Zóhar” #3

Material relacionado:
Las guerras se repiten
¿Cómo permitieron los cabalistas que dos guerras mundiales ocurrieran?
Guerras: ¿mundanas o espirituales?

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta