La envidia es la maquinaria del desarrollo

La envidia es una herramienta muy poderosa e importante en el avance espiritual. Es obvio que en nuestro mundo es imposible avanzar sin envidia. 

El individuo observa a otro y envidia, no sólo a la gente, sino incluso a los animales. Quiere volar como ave y nadar como pez en el mar. Primero ve un ejemplo desde fuera. Y después su egoísmo también se encenderá para adquirir las mismas habilidades.

Mientras más desarrollado es el egoísmo de una persona o de una nación, más envidioso y capaz de desarrollo es.

La envidia es una cualidad especial que nos fuerza a desear, no lo que realmente nos falta, sino lo que vemos en otros. Nos ayuda a imaginar que sería lindo si tuviéramos lo mismo que tiene el vecino. Estoy celoso de lo que tiene la otra persona y me comienza a hacer falta también. Sin envidia no hay avance.

Es muy importante usar la envidia ahora, antes del gran congreso, porque para incrementar nuestro deseo, de encender el deseo de lograr una meta elevada, necesitamos adoptar todos los deseos y combinarlos. Esto requiere envidia, que es peculiar sólo en el hombre. Los animales casi no están familiarizados con la envidia y menos las plantas o la naturaleza inanimada. En cierta etapa de desarrollo el deseo de disfrutar comenzó a sentir lo que tiene el prójimo. E incluso si personalmente no tengo ninguna necesidad de tener lo mismo que tiene el otro, si veo que él disfruta, mi egoísmo también se enciende para obtenerlo y disfrutarlo.

Usualmente, mientras más elevado es el desarrollo, más grande es la habilidad de envidiar, eso ayuda a un desarrollo más rápido. Por lo tanto, si vemos que no tenemos suficiente deseo de avanzar hacia la meta de la creación y realizar el propósito en la vida, de corregir nuestra alma, entonces nos dirigimos a la sociedad, como se dice: “ellos ayudaron a cada uno su amigo”. Todos pueden mostrar a otros un ejemplo para ser envidiado e incrementar mi limitado deseo.

La envidia en Cabalá es una buena cualidad, no una cualidad malvada. Por lo tanto, cada uno debe dar a otros una razón para envidiar, así el deseo de disfrutar crece y nos permite lograr una meta elevada más rápido. Al estar celoso de mi amigo, no quiero disminuirlo de ninguna manera para que él tampoco tenga lo que yo no tengo. Estoy feliz de que adoptar de él deseos y acciones adicionales.

La envidia solía provocar guerras. Pero necesitamos aprender a usarla de manera apropiada para que, en lugar de pelear unos con otros, podamos luchar por elevarnos por encima de la envidia y avanzar hacia una meta común.
[278400]
De la 1a parte de la lección diaria de Cabalá 15/feb/21, “Envidia”

Material relacionado:
Envidia a los amigos
La envidia en el grupo
Evoca envidia en los amigo

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta