La tragedia de los jóvenes talentosos

Pregunta: Desde la primera infancia, preguntas como «¿Quién es el mejor?» empieza a captar nuestra atención. Hay muchos programas de televisión en los que una celebridad adulta habla con un niño de tres años que debe demostrar lo inteligente que es, lo bien que juega o lo bien que habla. Los niños cantan y los padres parados detrás del escenario lloran.

Se suscriben a la filosofía de competir y ganar que hace que la vida sea completa, vibrante y significativa; comienza a una edad temprana, ¿qué piensas al respecto?

Respuesta: Estoy firmemente en contra. Pues, nada puede asegurarnos un futuro feliz, excepto la actitud correcta hacia nuestra conexión. Si estos concursos se hicieran para mostrar cómo acercarnos a los demás, elevar a la gente, hacerla mejor y más pura. ¡taería mucha felicidad!

No importa lo que digas, hubo algunos buenos ejemplos de formación de carácter en la Unión Soviética. Es bueno cultivar ayuda mutua, conexión y apoyo en la gente. Así debemos dirigir al niño constantemente, aunque sea en contra del ego del hombre, en contra de nuestra naturaleza.

Aunque aún hubo pandillas, violadores, asesinos, etc., de todos modos, en propagar las virtudes de la bondad, la asistencia mutua, el amor y el altruismo, en este sentido, Rusia estuvo, de alguna manera, por delante de todo el planeta.

Comentario: Sin embargo, debo decir que la vida de los jóvenes talentos que cantan como Robertino Loretti, que fue líder del grupo a una edad temprana, tienen un destino muy duro, no sólo en la Unión Soviética, sino en todo el mundo.

Mi respuesta: Bueno, ¡se les prometió mucho! ¡Cómo imaginaron que sería su futuro! Eran niños, no entiendían que todo podría terminar ni cómo sería después. Cuando su voz desapareció y ya no eran tan  populares, la audiencia ya no los adoró como una especie de ídolo, ¡eso fue todo!

Comentario: Sólo unos pocos tienen más o menos un buen destino. El resto de estos jóvenes talentos terminan consumiéndose en este fuego.

Mi respuesta: Por supuesto. Y lo que es peor, terminas estimulando el ego del niño. No se trata de si puede o no tener éxito más adelante en la vida con su talento. El problema es que ya no recibe la respuesta que solía recibir.

Se desarrollan creyendo que recibirá millones de veces más cada vez. De repente, todo comienza a calmarse y el pobre niño no sabe a dónde ir ni qué hacer.

Comentario: Me encantaría transmitir todo esto a los padres que ponen a sus hijos en estos escenarios con tanta alegría.

Mi respuesta: Es genial si no conoces la tragedia que les espera a esos niños, una vez que su talento se quede sin la debida respuesta, sin aplausos, una vez que deje de ser popular.

Pregunta: ¿Qué conclusiones podemos sacar de todo esto? ¿que estos programas deben ser reemplazados por otro tipo?

Respuesta: Por supuesto. Transformarlos en ser sobre dar a los demás. Sólo en el otorgamiento podemos encontrar estados cada vez más elevados, cuando uno se exige más y más sin ningún retorno posible.

Comentario: ¡Eso sería maravilloso!

Mi respuesta: Es posible demostrarlo. Podemos desarrollarlo más. Podemos promoverlo. Lo que se obtendría de él es menos importante. Al menos estos ejemplos permanecerán. Y nadie se quedaría sin nada.

Pregunta: ¿Apoyas que esa ilusión cinematográfica continúe?

Respuesta: Sí, por supuesto.

Comentario: Pero ahora existe la «televisión realista». ¡Sobre la vida y la verdad!

Mi respuesta: Es una verdad egoísta. Sigue siendo mentira. Es finito. Conduce a tragedias. Pero no aquí. Se le muestra la verdad y con su naturaleza, comienza a comprender que no puede implementar esta verdad. Lo que estás viendo son ideales. Y estos ideales son necesarios.

Comentario: Entonces, ¿está en contra de mostrar el lado feo de la verdad, de dejar salir la basura bajo el lema de «shows de TV sobre  la realidad»?

Mi respuesta: No. Esto nunca nos llevará en la dirección correcta. Pues, el hombre es egoísta. Al contrario, debemos jugar con él como lo hacemos con nuestros hijos.

Pregunta: ¿Para que crezca jugando con estos hermosos ejemplos idealistas?

Respuesta: Si. Es como un juego con un niño, ¡cómo convertir a la humanidad en adultos! ¡Todos los humanos son niños! Entonces, ¿por qué no actuarías con ellos como lo haces con tus propios hijos?
[278004]
De Kabtv «Noticias con el Dr. Michael Laitman» 7/ene/21

Material relacionado:
Cómo educar a los niños
¿Qué podemos esperar de la generación Z?
Decadencia del imperio del egoísmo

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta