No hay espacio para inactividad entre ascensos y descensos

Las ascensos y descensos dan sentido a la vida. Si no hubiera cambios, no sería vida sino muerte. La pandemia nos llevó a la parálisis y nos vemos obligados a llevar una vida soñolienta, encerrados en nuestra casa.

Al parecer, nos ayudará a descubrir nuevas formas de vida, estos altibajos, no en la bolsa de valores ni en las riñas cotidianas que llenan nuestra vida, sino altibajos de otro tipo.

Y así, estamos en cuarentena para sentir que los cambios pueden ser de diferente grado, y se llaman vida. Empezaremos a apreciar los descensos, sin los que los ascensos son imposibles.

Desde el inicio mismo de la creación, el Creador organizó una gran caída para nosotros, al destruir el alma común. Y debemos formar esa vasija con nuestro propio esfuerzo y volverla a su estado anterior. Sumando nuestra participación, nuestra búsqueda, nuestro vacío, nuestra oración, nuestros ruegos, nuestra dificultad para unirnos, aumentamos el ascenso inicial en 620 veces.

Antes de la destrucción del alma de Adam HaRishon, nuestra existencia era inconsciente. Hasta ahora, con toda la preparación, comenzamos a sentir ascensos y descensos y nosotros mismos intentamos ascender después de cada caída: del nivel inanimado al vegetal, animal y humano. Finalmente, comenzamos a sentir lo que significa ser humano, para qué vivo, qué tan lejos o cerca está mi estado, de la vida humana.

Así, en los descensos y ascensos vamos descubriendo poco a poco la esencia de la vida, su finalidad, el sentido de nuestra existencia, desarrollamos órganos sensoriales, averiguamos qué significa estar vivo o muerto, en descenso o en ascenso.

Uno no puede estar sin el otro. Todo comenzó con la caída. El Creador rompió la vasija para preparar todos nuestros estados futuros. Estableció que todo inicia en noche, con separación, con la sensación de desapego del Creador, de la meta, de los amigos. Sólo a partir de ese estado podemos empezar a recoger nuestros pedazos para llegar a un gran ascenso final.

El ascenso no es posible si no hubo un descenso previo. Ascenso es descubrir el descenso y querer elevarse por encima de él. Por eso, el Creador hace que caigamos, para que tengamos algo por encima de lo cual elevarnos, para convertir la separación en unidad, el odio en amor.

Así, podemos realmente entender qué son ascenso y caída, no de acuerdo con nuestro ego, sino en relación con las condiciones de conexión total que necesitamos lograr.

El número de descensos y ascensos, su frecuencia, profundidad, velocidad máxima y amplitud, determinan nuestro progreso hacia el final de la corrección. A cada uno se le asigna un número finito de subidas y bajadas en su Kli particular para que se una al alma común, también a cada decena y a todos juntos.

Se toma en cuenta la potencia de ascensos y descensos y la velocidad a la que cambian. No extiendas las subidas y bajadas por mucho tiempo. No hay tiempo en la espiritualidad; un momento es suficiente para cada estado. Tan pronto como se revela, debe ser reemplazado por el siguiente estado.

Aumentemos la intensidad del trabajo en nuestra conexión para que no haya lugar de inactividad entre descensos y ascensos e incluso entre ascensos y descensos. Lo principal es aclarar rápidamente el estado y sus beneficios para el siguiente paso.

Debemos tratar los altibajos de manera constructiva, como datos de arriba. Ya están preparados por la fuerza superior y estamos obligados a pasar por todos ellos. Sólo su frecuencia depende de nosotros.

Todo depende de nuestra preparación. Si asociamos los altibajos, no con nuestros propios sentimientos, sino con el proceso general de corregir a la humanidad y, al Creador como nuestra meta, cada momento se convierte en un paso bueno y correcto en este camino. Lo único que tengo que hacer es avanzar aún más para acercarme al objetivo final. Así, los ascensos y descensos se unirán y sentiré estos dos estados como un todo: «La oscuridad brillará como la luz».
[278135]
De la lección diaria de Cabalá 9/feb/21, “Ascensos y descensos” (Preparación para el Congreso 2021)

Material relacionado:
El descenso realmente es ascenso
Estudia el descenso en el estado de ascenso
La diferencia entre el descenso espiritual y el no espiritual

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: