Para no sentir ninguna carencia

Pregunta: Según una investigación reciente de fisiólogos, el nivel de bienestar familiar en los primeros cinco años de vida puede determinar todo el destino futuro de la persona. Por ejemplo, las personas que crecieron en familias pobres tienen un alto nivel de cortisol en el cuerpo, una hormona del estrés que hace que la gente sea más cautelosa.

Personas que crecieron en familias adineradas, tienen la corteza engrosada en las áreas parietal y temporal, que son responsables de la percepción visual y de la memoria a largo plazo. Está directamente relacionado con el alto nivel de logro.

Los niños bien provistos tienen menos probabilidades de ser abnegados y altruistas. Comparten el dinero con menos entusiasmo. Y es al revés para los niños que crecieron en pobreza, están más inclinados al altruismo, desean compartir, sacrificarse.

¿Qué afecta el hecho de que una persona atraiga o repele el dinero, sus ganancias?

Respuesta: Si hablamos de la naturaleza humana, por supuesto, es estrictamente individual, ¿alguien tiene compasión por sus seres queridos o no? ¿lo vio en sus padres o le enseñaron? Todo depende de la persona, más el medio ambiente.

Pero, por otro lado, si entra en un determinado entorno, se le puede inculcar. Allí le demuestran que el estado de empatía lo corrige, lo convierte en un ser completamente diferente.

Pregunta: Es la clave para sentir al que está cerca de ti. Este sentimiento debe desarrollarse ¿qué sugerencia se puede dar para que siempre nos sintamos provistos?

Respuesta: El hombre es producto de la sociedad. Debe estar en una sociedad que lo eduque de esta manera.

Pregunta: ¿Qué consejo se le puede dar a la humanidad para que no sienta carencia?

Respuesta: Dense unos a otros ejemplo de cómo desea el bien para todos.
[277678]
De Kabtv «Cabalá exprés» 12/ene/21

Material relacionado:
Los deseos están determinados por el entorno
Mi entorno de hoy, es mi mañana
¿Puede el hombre elegir algo libremente?

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta