“Si la espiritualidad es el viaje de toda la vida, ¿cómo saber si progresaste o no?” (Quora)

Michael Laitman, en QuoraSi la espiritualidad es el viaje de toda la vida, ¿cómo saber si progresaste o no?” 

La espiritualidad es la cualidad de amor, otorgamiento y conexión positiva que se revela en nuestra conexión como una sola alma. En contraste, la corporalidad es la cualidad de recepción y caracteriza la percepción que tenemos en este mundo.

Por eso, el progreso espiritual requiere de un método de conexión mutua y descubrir nuestra conexión eterna y perfecta como una sola alma, por encima de nuestro estado corporal de transitoriedad y separación de este mundo.

Por eso, el progreso espiritual se revela después de que, con nuestra conexión, intentamos asemejarnos a sus conexiones puramente altruistas y descubrimos nuestra oposición a la espiritualidad: que somos egoístas y constantemente queremos recibir satisfacción para nosotros mismos. Sentimos esa oposición como un “crimen” del cual necesitamos separarnos y elevarnos por encima. Más aún, nuestra cualidad corporal permanece con nosotros como la base sobre la cual nos elevamos hacia la espiritualidad. Como tal, una y otra vez, sentimos más y más este choque de cualidades, mientras más intentamos progresar espiritualmente.

Por lo tanto, al involucrarnos en un entorno de buscadores espirituales como nosotros, que nos apoye, que desee alcanzar la espiritualidad y aplicar el método de conexión -la sabiduría de la Cabalá- que nos permite atraer las fuerzas de amor y otorgamiento desde nuestra raíz espiritual como un alma, eventualmente descubrimos que somos indiferentes hacia los demás y sentimos rechazo mutuo y vemos todo tipo de cualidades negativas en otros.

En realidad, esas revelaciones son señales positivas de progreso espiritual, donde las fuerzas espirituales de amor y otorgamiento (llamadas “luces”) que atraemos, revelan la distancia entre nosotros -el grado en el que somos opuestos y diferentes de nuestro estado espiritual como una sola alma- y a partir de esa revelación de opuestos, podemos establecer una forma espiritual de conexión mutua y progreso espiritual.

El progreso espiritual es sentido como una necesidad y anhelo, cada vez mayor, de conectarnos de forma positiva con otros ¿y cuándo sabemos que necesitamos una conexión espiritual con otros? Cuando sabemos el grado en el que nos rechazamos mutuamente, no nos queremos y tenemos todo tipo de quejas unos contra otros. En esta coyuntura podemos decir que la ruptura del alma comienza a revelarse, es decir, el punto a partir del cual originalmente nos separamos de nuestra percepción y sensaciones como un alma única, donde todos funcionamos como parte de un todo más grande y así sentimos la vida eterna de ese todo.

Se revela el deseo tosco que nos separó y debemos trabajar en no cancelarlo ni revocarlo, sino, por encima de él, comenzar a construir la conexión. De manera que la conexión espiritual que construimos no neutralice el rechazo entre nosotros, sino que existan juntos.

Por lo tanto, el progreso espiritual es un proceso de incrementar la sabiduría y el crecimiento interno, madurar nuestro entendimiento y habilidad para aferrarnos, al mismo tiempo a dos estados opuestos; recepción y otorgamiento, egoísmo y altruismo, odio y amor, que vivirán entre nosotros y nos relacionamos con cada cualidad negativa que surge en nosotros, como la base por encima de la cual aplicar cada vez más anhelo por el amor, el otorgamiento y la conexión positiva.

Este es el significado de “dices una bendición por lo malo que cae sobre ti y también lo hace por lo bueno” (Masejet Berajot 9:3), porque todo lo malo y lo bueno salen a la luz, sólo para que revelemos más y más conexión positiva entre nosotros y en última instancia, descubramos nuestra conexión como una sola alma en contacto con la fuerza de amor, otorgamiento y conexión (llamada “Creador”) que nos da vitalidad. El resultado de este progreso espiritual es la sensación de eternidad, perfección y verdad, la cual en la sabiduría de la Cabalá es llamada “la revelación del Creador a sus seres creados en este mundo” (cabalista Yehuda Ashlag [Baal HaSulam]. “La esencia de la sabiduría de la Cabalá”).

Basado en la lección diaria de Cabalá con el cabalista Dr. Michael Laitman 28/feb/21. Escrito/editado por estudiantes del cabalista Dr. Michael Laitman

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: