Canción para dos voces

Incluso si me parece que todo lo que sucede depende de mí, de mis amigos o de otras razones al azar, en realidad todo viene del Creador. 

Si lo percibo así, quiere decir que siempre estoy frente al Creador y no frente al faraón u otra fuerza. Esto es lo que necesito: imaginarme siempre ante el Creador. 

Lo que debo hacer es intentar verlo a Él en todas las influencias que Él despierta en mí, entender que todo viene de la fuerza superior, que no hay nada más que Él. Con esa actitud hacia lo que sucede, podré responder. Tengo que conectarme tanto como pueda con los amigos y conectarme con el Creador junto con ellos, hasta que lo revelemos entre nosotros. Así el Creador corregirá nuestra conexión y Él nos dará placer. 

Este es nuestro trabajo a cada momento. Los estados que surgen entre nosotros en este camino pueden ser llamados Egipto, exilio, éxodo de Egipto, etc. Pero, en esencia, es la decena,que debe reforzar constantemente nuestra conexión, avanzar más y más con el fin de revelar al Creador en nuestra conexión, la fuerza superior, que es la única que lo controla todo. 

Esta fuerza aparece ante nosotros en la forma del faraón, el Creador o de varias personas, villanos y justos. Pero, es el Creador que  juega con nosotros todo el tiempo, para despertar a la decena y a cada uno de nosotros para la conexión por encima de los cambios que Él causó en nosotros, por encima de los obstáculos. 

Así comenzamos a entender el lenguaje del Creador, a reconocer lo que Él quiere de nosotros, cómo Él se dirige a nosotros, cómo Él ejecuta en nosotros como en un instrumento musical. Sentimos los cambios que Él hace en nosotros y que Su luz se propaga en nuestra conexión en la decena, es decir, llenan nuestro Partzuf

En correspondencia, podemos responder a Su llamado y responder a Él. Tenemos un lenguaje común, como está escrito, “Yo soy por mi amado, y mi amado es por mí”. El Creador nos habla cambiando nuestros deseos específicos en la decena y queremos conectarnos por encima de todos los estados, esta es nuestra respuesta a Él. Como resultado obtenemos una canción real. Él nos habla a nosotros y le hablamos a Él y cantamos la canción  juntos. 

Lo principal es imaginar que todo está en el interior de la decena y no huir sino combinar todos los estados juntos, en un sistema: siete años de abundancia y siete años de hambruna, el faraón, el Creador y Moisés. Así todo caerá en su lugar de manera maravillosa y fácil.
[279776]
De la lección diaria de Cabalá 16/mar/21, “Pésaj

Material relacionado:
¡Ataque!
Pon tu planeta en orden
Una imagen rota

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta