Cuando el bien se viste en el mal

207Zóhar para todos, VaYerá, Ítem 375: Similarmente, en un día en que existe Din en el mundo y el Creador se sienta en el trono del juicio, que Satán está ahí difamando por encima y por abajo. Está ahí para destruir el mundo y tomar las almas de las personas, dado que él es Satán, el ángel de la muerte. 

Comentario: Decimos que no existe nada en el mundo aparte del Creador. Aun así, resulta que también existe Satán. 

Mi respuesta: En el “almacén” del Creador no sólo existe Satán, también el faraón, ángeles buenos y malvados, el ángel de la muerte. 

Pregunta: ¿Y qué sucede con “No hay nada más que Él”?

Respuesta: Es por eso que están en Su “almacén”, Él los usa, envía esas fuerzas en todas direcciones y Él los controla, tira de las cuerdas. Estamos bajo la influencia de ambas fuerzas bien y mal. Más aún, supuestamente son malas porque todo es para bien. 

Para avanzar, es necesario empujarnos desde el lado opuesto. Él nos es revelado en Sus diferentes disfraces, con diferentes caras: amable y malvado, malo y bueno. 

Todo es para mostrarle al hombre el significado interior, mostrarle la vida, la historia, la geografía, todo el desarrollo de la humanidad, el mundo interior de todos, etc. Debemos descubrirlo a partir de dos cualidades opuestas. 

¿Qué hace el Creador? Él toma control sobre Satán y trabaja a través de él. El bien es vestido en el mal para influir en nuestra maldad y con este contraataque llevarnos hacia el bien. De otra manera, nosotros, como egoístas, tomaríamos el bien de tal manera que nos aprovecharemos de forma egoísta. 

Sin embargo, cuando este bien viste en el mal y es como si el mal externo al Creador se opusiera a nuestra maldad, así nuestro descontento se manifiesta y surgen los problemas. Somos forzados a hacer algo con nosotros mismos. 

Gradualmente, nos volvemos más suaves, nos abrimos y nos preparamos para la revelación del bien. Así, el Creador libera el bien desde Sí mismo y nos fusionamos entre nosotros. Es la única manera de podemos incluirnos entre nosotros: bien por bien y mal por mal. 

No funcionará de otra manera porque los demás no te entenderán. Intenta tratar bien a los que te tratan mal y verás que al hacerlo despiertas un mal incluso mayor. Pero internamente, uno debe aún así actuar con amor y benevolencia.  

En el exterior, debes comportarte de la manera en que lo haces porque sólo así podrás forzar al lado opuesto a aceptar el método de corrección. Es una psicología elemental corporal. El Creador también trabaja con nosotros de acuerdo a este principio. 

No hay nada complicado acerca. Sólo necesitas ir un poco más profundo en el sistema de relaciones que existe entre nosotros, ver que funcione y usarlo precisamente para entender el sistema interno del universo y llegar a tu ascenso espiritual.
[279584]
De Kabtv “El poder de El libro del Zóhar”, #7

Material relacionado:
Los rostros del Faraón
Esclavos del Faraón o siervos del Creador
La revelación de Egipto

 

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: