Una red de alto voltaje

La revelación del Creador depende sólo de la conexión entre nosotros, de la naturaleza y la fortaleza de la conexión. No hay otra forma de recrear nuestra red de conexiones dentro de la cual el creador puede manifestarse. 

Esa red de conexión fue creada inicialmente, pero más tarde se fragmentó. Ahora necesitamos restaurarla. La diferencia es que al hacerlo, nos sobreponemos a la resistencia del ego que el Creador introdujo en nuestros deseos durante la fragmentación, como está dicho: “Yo creé la inclinación al mal”. 

Sin embargo, a pesar de esta resistencia, queremos restaurar nuestra conexión. Y el Creador será revelado dentro de esa red, porque de la diferencia en el potencial entre más y menos, surgirá el deseo de disfrutar y el deseo de otorgar, suficiente para revelar al Creador. El Creador comenzará a revelarse en el contraste entre esas dos cualidades: dar y recibir. 

De otro modo, la creación no podría revelar la fuerza superior. Antes del pecado del árbol del conocimiento, la creación era Adam HaRishón, un alma que no entendió lo que le sucedía. Su trabajo interno no pudo revelar al Creador; por eso, Él la rompió. 

Ahora, con el fin de revelar al Creador, debemos convertir el deseo egoísta, formado durante la fragmentación, en el deseo de otorgar. 

Así, en esta diferencia de potenciales, el deseo egoísta que viene de la fragmentación y el deseo altruista creado durante la corrección, revelaremos al Creador entre el más y el menos. Mientras más grande es la diferencia entre el más y el menos, más grande es la revelación del Creador.
[278916]
Del Congreso Mundial de Cabalá, “Descubriendo  la vida en la decena” 25/feb/21, “La alegría en la reunión”, lección 1

Material relacionado:
¿Cómo descubrirá el mundo la fuerza superior?
La diferencia entre el egoísmo espiritual y el corporal
El rompecabezas «Adam HaRishón»

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: