“Y no desearás la mujer de tu prójimo”

La Torá, Devarim, 5:18: “Y no desearás la mujer de tu prójimo” 

Los estados en los que avanzo, deben estar dirigidos sólo hacia el otorgamiento y no para mi propio beneficio. 

En el camino espiritual, el hombre se encuentra en un estado muy interesante. Por un lado, estoy solo y todo el mundo está dentro de mí, como está dicho: “El hombre es un pequeño mundo”. 

Por el otro lado, todos mis deseos internos me parecen atributos que existen fuera de mi. Es lo mismo respecto a mis amigos que piensan similar, me parece que ellos existen fuera de mi y más tarde, comienzo a ver a todos ellos dentro de mi.

Por lo tanto, ellos son mi prójimo. Debo trabajar al grado de otorgar sobre todos sus deseos, llamados “esposas”, (su parte femenina, el deseo de recibir) cuando me visto en ellos, es, a su favor. 

Esto es lo que significa no desear la mujer de mi prójimo. Yo sólo trabajo en el grado de “ama a tu prójimo como a ti mismo”. Ese ya es un sistema más serio. 

Al final, los diez mandamientos de la Torá, se encuentran en el nivel de las diez Sefirot. El mandamiento “No desearás la mujer de tu prójimo”, es el más serio, porque lidia con la cualidad egoísta más interna. Por cierto, no tiene nada que ver con el egoísmo en nuestro mundo ni con los estados físicos entre géneros.

Se trata de la forma en que podemos dirigir nuestro egoísmo hacia la intención de otorgamiento para conectarnos a nivel superior en el que ya no existen divisiones entre géneros. Como resultado, hombres y mujeres son deseos e intenciones y no cualidades corporales.
[189374]
De Kabtv “Secretos del Libro eterno”, 16/mar/16

Material relacionado:
«No desearás la mujer de tu prójimo»
¿Reconoces tu inclinación al mal?
Según la fórmula de la equivalencia de forma

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta