Dos ángeles acompañan a la humanidad

Una vez que el hombre llega a Egipto, con el tiempo adquiere un deseo de recibir más y más grande. Al principio, acepta este deseo con alegría. Se siente bien porque se está desarrollando, se hace más rico, y entiende el mundo. 

Así se desarrolló todo nuestro mundo, hasta ahora. Pero de pronto descubrimos que todos nuestros logros no son buenos para nosotros. En realidad, construimos una prisión, una esclavitud real de la que no podemos escapar. El ego nos está enterrando, nos ata de manos y pies. Aún cuando hicimos muchas cosas, al parecer buenas, de pronto comienzan a ganarnos en poder y a controlarnos. 

Primero, trabajo para adquirir cosas y después tengo que seguir trabajando para mantener mis adquisiciones, desarrollarlas y mejorarlas. Trabajo más y más duro para pagar por una casa más grande, un carro, una mejor escuela para los hijos y muchas otras cosas. 

El hombre ve que es esclavo. Anteriormente, pensó que organizaba la vida en su beneficio. Ahora resulta que no puede descansar y disfrutar de la vida. Trabaja cada vez más. Su esposa también trabaja y aún así no pueden dejar atrás sus deudas. Esta es la esclavitud real y no tiene un final a la vista. 

Además, vino la pandemia y quién sabe cuántos más golpes nos esperan. Estamos comenzando a entender que construimos una vida que no es nada buena. Pero, hay un aspecto positivo, porque ahora la sabiduría de la Cabalá puede ser revelada y todos podrán escuchar. Por eso está siendo revelada. 

Así, esas dos fuerzas que aparecen en la naturaleza: El faraón por una parte y el Creador por la otra, nos ayudan a avanzar hacia el final de la corrección,” …los dos ángeles que nos acompañan en vísperas de Shabat [Shabat]…”
[280541]
De la lección diaria de Cabalá 4/abr/21, “Pésaj” 

Material relacionado:
Adam y su libro El ángel Raziel
Seguir al ángel que nos muestra el camino
Escape del ángel de la muerte

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas:

Próximas Entradas: