Pésaj desde el punto de vista de la realidad moderna, parte 3

568.01Pregunta: En la historia del éxodo de Egipto, hay varias heroínas que, de una forma u otra, contribuyeron a la liberación del pueblo. Una de ellas es Batía, egipcia, hija del faraón.

Cuando se anunció que todos los niños debían morir, la madre de Moisés lo envió río abajo. Batía sabía que era judío, pero aún así sintió lástima ¿qué sucede en una persona o entre personas con lo prohibido y está claro que le seguirá el castigo, se le da de repente un estrecho corredor de salvación?

Respuesta: Este es siempre el caso. Si te desesperas totalmente de los estados anteriores y ya no ves en ellos ningún avance, ninguna oportunidad para continuar tu camino espiritual, aparece una nueva fuerza, desde arriba. Es precisamente de arriba, porque viene del faraón. El faraón es el enorme deseo egoísta del hombre de gobernar, disfrutar, enriquecerse.

Pero también tuvo una hija, Batía. Batía significa «hija del Creador» (Bet-Yod-Hey). Hay una continuación muy interesante del desarrollo espiritual de la humanidad a través de ella: rescata al bebé que flota en el río y lo amamanta.

Amamanta a Moisés con ayuda de su propia madre, porque ella se ofreció como niñera. Hasta hace poco, era costumbre que otra mujer amamantara al niño.

Moisés creció en el palacio real, en la familia real y recibió la más alta educación y crianza del momento. Fue llamado hijo adoptivo del faraón. Se sentaba en el regazo del faraón y jugaba con su barba. Los sacerdotes del faraón predijeron que no era bueno y que heredaría el trono. Pero su abuelo adoptivo lo amaba. Y Batía, por supuesto, estaba muy complacida. Así creció Moisés.

Pregunta: Desde el punto de vista de nuestro tiempo, ¿qué significa que este chico jugaba con su oponente y que le gustaba?

Respuesta: El faraón aún no es oponente. Moisés aún es joven y crece a expensas del faraón. Nuestra naturaleza altruista se desarrolla, al principio, precisamente, a expensas del ego. Juega con el ego, el ego lo cultiva y se vuelve su oponente.

Al principio, todas las acciones buenas y altruistas que se manifestarán en nosotros, nacen dentro de una persona pequeña y egoísta. Pequeña no por la edad, sino por su desarrollo. Y continúan desarrollándose hasta cierto período, hasta los 40 años.

40 años es el nivel de Bina. Por eso, hasta los 40 años, Moisés vivió y se crió en el palacio del faraón. Y hasta entonces empezó a comprender que no podía seguir actuando así, que tenía que salir de allí. Odiando a los egipcios por subyugar a su pueblo, de repente descubrió su conexión con el pueblo. Y no solo con la gente, sino con la misión que de la gente debe llevar.

Los judíos es gente de todas las naciones del mundo, que se unieron para alcanzar la revelación del Creador, la cualidad de otorgamiento, amor. Y Moisés lo sintió.

Desde su cuadragésimo cumpleaños en adelante, ya no escuchamos sobre su madre adoptiva Batía. Y comienza a tratar al faraón de manera diferente, a atormentar a su abuelo adoptivo.
[280644]
De Kabtv «Noticias con el doctor Michael Laitman» 12/abr/19

Material relacionado:
Pesaj en cada generacion
Pesaj – Universal y Final
Pan con 0% de Maljut

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: