Una carta espiritual estampada en el corazón

La Torá es el programa interno de nuestros deseos, debemos organizarlos de acuerdo a ella, sentir sus historias y acciones generadas en nosotros y comenzar a vivir dentro de este sistema. Todos estamos fragmentados, pero si nos involucramos en la Torá, su luz que reforma nos corrige y conecta correctamente todas las partes fragmentadas. 

No son los elementos en sí los que están  fragmentados, sino la conexión entre ellos y al ajustarlos, nos construimos a nosotros mismos, es decir “se eleva la Shejiná del polvo”. La divinidad está fragmentada en pequeños deseos egoístas y necesitamos, gradualmente, combinarlos en un solo sistema, llamado hombre, Adam, similar al Creador, donde cada uno está en otorgamiento mutuo. 

En realidad, estudiamos nuestra estructura interna correcta y cómo corregirla de acuerdo a la Torá de modo que la fuerza superior única, que es lo único que existe, se abrirá en nosotros, nos llenará y envolverá. Así, implementaremos correctamente la Torá y sentimos que la fuerza superior opera en nosotros. La atraeremos, apresuraremos su apertura y crearemos todas las condiciones de parte del deseo (Kli) para que se manifieste el poder de la luz en ella. 

Se dice que la Torá debe ser escrita en tu corazón. Necesitas pasar por todo y sentir todo lo que dice la Torá desde las primeras palabras, “en el comienzo” (Bereshit), hasta la última palabra, “Israel”, todo el proceso descrito en la Torá. Así, nos ajustamos correctamente y permitiremos que el Creador se vista en nosotros sin ningún obstáculo de nuestra parte. Al contrario, lo atraeremos y nos involucramos con Él, al volvernos una vasija correcta para la luz, Divinidad, en la que el Creador es revelado. 

El Creador creó un deseo, llamado Adam HaRishón antes del pecado, pero luego se fragmentó. Necesitamos intentar conectar esas partes, reunirlas una vez más, como un rompecabezas espiritual en  cada uno de nosotros y entre todos nosotros juntos. Y después, en lugar de este mundo, comenzaremos a ver lo que está más allá: el mundo espiritual en el cual una fuerza, el Creador, gobierna y todas las partes de la realidad están mutuamente conectadas en perfecta unidad. 

Por eso, nuestra percepción de la Torá cambiará completamente y en lugar de historia, geografía, eventos de la vida ordinaria, que fueron representados para nosotros en nuestro egoísmo, una forma completamente diferente aparecerá-la forma espiritual. En lugar de muchos personajes y personas, veremos deseos y cómo actúan las dos fuerzas: el Creador y el faraón. Y entre ellos sobre este mapa está Moisés y nosotros detrás de él. 

Mientras más estudiamos la Torá, más claro se volverá que toda la realidad está incluida en este pequeño libro. Lo único que necesitas es imprimirla en tu corazón, en tus deseos. Así estaremos seguros de que en realidad no hay nada más. 

Y para que sea realidad, es necesario encarnar todo este proceso en un grupo, en la decena, entre nosotros. Es necesario averiguar que todo el material estudiado es revelado entre nosotros, en nuestras relaciones. Comenzaremos a reconocer esos procesos, ver cómo cambian, mejoran y se arreglan. 

Y mientras más queremos que suceda en la práctica, más pronto llegaremos al final de la corrección y nos vestiremos en la Torá, toda la luz superior en el Kli llamado Israel, es decir, dirigido sólo hacia el Creador. El Creador llenará esta vasija y “En ese día, el Señor será uno y Su nombre, ‘Uno’. La luz es perfecta, la vasija se vuelve perfecta y se fusionan. 

Todo esto se hace en el grupo, como está dicho: “Yo moro entre mi propio pueblo”, es decir, dentro de un grupo que revela la luz más y más mientras se une. La luz nos une y nos acerca hasta que sentimos que estamos juntos en el mismo proceso bajo la influencia de una luz y nos volvemos tan cercanos que nos fusionamos con el Creador, como está dicho: “Él es uno y Su nombre, Uno”. Él, el Creador, es la luz, y Su nombre es el deseo, la vasija, nosotros. La luz y nuestros deseos por lo tanto se volverán tan similares uno al otro en la acción de otorgamiento mutuo: “yo soy de mi amado y mi amado es mío”, que el Creador se vestirá completamente dentro de la creación que Él creó.
[280444]
De la lección diaria de Cabalá 2/abr/21, “Pésaj

Material relacionado:
¿Qué es logro espiritual?
El mundo espiritual está en un grano de arena
El grupo como entidad espiritual

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: