entradas en '' categoría

“Hora de recoger las piedras”

Comentario: Si lees Eclesiastés (Kohelet), en principio, no hay nada trascendente: tiempo de juntar piedras, de arrojar piedras …

Mi respuesta: ¡No!  Kohelet no se puede interpretar en cualidades terrenales.

La piedra (Lev HaEven, corazón de piedra) es nuestro egoísmo, que no podemos mover. Es nuestro deseo más difícil, que no podemos afrontar, Kohelet nos dice cómo se puede usar.

En general, Kohelet es un trabajo en la línea izquierda de nuestra alma. El alma consta de tres líneas: egoísta-izquierda, altruista-derecha y con su conexión correcta construimos una tercera línea: nuestra elevación espiritual.

Como un más-menos, pierna derecha-izquierda, atracción-rechazo, todo en la naturaleza es dos opuestos que, cuando se combinan adecuadamente, activan el mecanismo de nuestro desarrollo.  Toda manifestación en la vida es con base en la comparación de dos opuestos, sobre algo material.

Aquí, básicamente, nos referimos a trabajar con la línea izquierda, con el ego, que se manifiesta constantemente por parte de la línea izquierda del alma.  Por eso, Kohelet habla de cómo trabajar con piedras, “tiempo de lanzar piedras y tiempo de juntar piedras”.

Pregunta: ¿Un librito tan pesimista?

Respuesta: ¡De ninguna manera!  Es un gozo, un gran gozo, cuando lo lees, porque habla de estados en los que el hombre puede usar todas sus cualidades negativas, creadas especialmente en él por el Creador, para lograr Evel, otorgamiento.

Esta supuesta «vanidad», esta cualidad de otorgamiento, debe expresarse por sí misma, es decir, estas piedras son los deseos más bajos, más toscos e inanimados, que debemos transformar en la cualidad de otorgamiento, en conexiones con otros.

Y así, sentir todo el universo en estas cualidades corregidas hasta su última y más delicada manifestación. Porque mientras más pesada es la cualidad que tienes que arreglar, mayor será la calidad de otorgamiento.
[281581]
De Kabtv «El poder de El libro del Zóhar» #12

Material relacionado:
La corrección del corazón de piedra
El himno a la Luz Superior
Percepción en las cualidades corregidas

«Yo»: el punto original en el sistema de Adam

Comentario: No podemos percibir fenómenos completos; por lo tanto, no comprendemos qué es el universo, la vida, la conciencia ni la razón. Intentamos, con nuestra mente, dividirlos en partes aceptables y estudiar cada una por separado. Por eso, a la ciencia le resulta difícil explicar muchas cosas.

Mi respuesta: La ciencia no puede tener nada que ver con la conciencia. La usa como hecho, pero no puede explorarla. Para hacerlo, necesita estar en un nivel superior a la conciencia. Siempre usamos el método de arriba hacia abajo. Pero ¿cómo podemos elevarnos por encima de nuestra conciencia mientras estamos en ella? Conciencia es la capacidad del hombre para conectarse a la capa de información superior.

Pregunta: Usted dijo que «yo» es lo que siento en la apariencia de campo de información. Es decir, parece coincidir con la definición de conciencia, ¿cuál es su diferencia? ¿qué es el «yo» que tiene conciencia? ¿es la colección de mis pensamientos, un sentimiento, una sensación?

Respuesta: No. “Yo” es algún tipo de base que no desaparece en ningún lado ni siquiera con la muerte. Pasa por todas las metamorfosis de nuestros ciclos de vida y muerte.

«Yo» es nuestro punto original en el sistema llamado Adam. Cada uno tiene ese punto, que representa nuestros datos iniciales, nuestras coordenadas. Y no podemos alejarnos de él, así fuimos creados.

Cada individuo en nuestro mundo, tiene un lugar en el sistema de Adam, que existe para que podamos cambiarnos a nosotros mismos, para que cada punto pueda conectarse al sistema superior, al campo en el que se encuentra y pueda comprenderlo plenamente.

Pregunta: Cómo podemos explicar a la gente que no sabe que existe el sistema de Adam y en él, nuestro punto, ¿qué es este «yo»?

Respuesta: «Yo» es una parte del Creador de arriba.

Pregunta: O sea, ¿no se puede explicar sin el Creador?

Respuesta: El Creador es la fuerza superior, el mismo campo. No atribuimos ese poder a un abuelo sentado en alguna parte. Estamos hablando de la naturaleza. El Creador y la naturaleza son uno y lo mismo. Es la conciencia más elevada, el pensamiento más elevado.
[281422]
De Kabtv «Encuentro con Cabalá» 29/mar/19

Material relacionado:
Todos tienen un lugar en el sistema general de Adán
“Oyeron una voz que hablaba, pero no vieron ninguna imagen”
¿Qué es nuestro “yo”?

Hallar la fórmula del equilibrio

Pregunta: ¿Cómo debe el hombre usar sus deseos?

Respuesta: Debe comprender que los usa incorrectamente, en su forma egoísta original. Son inherentes a él por naturaleza, pero debe aprender a utilizarlos correctamente.

En la naturaleza, todo se basa en equilibrio y en armonía. Todos consumen justo lo que necesitan según la fórmula del equilibrio.

Si encuentro esta fórmula, sabré qué y cuánto necesito usar y cómo puedo cumplir de manera óptima mis deseos.

Además, no aprenderé de la sociedad que me rodea a perseguir algún tipo de valores virtuales, en los que no hay absolutamente nada de valor, pero como la sociedad los valora y cree que están de moda, debo matarme para alcanzar el mismo nivel de moda.

Cuando sé que necesito compararme, no con los creadores de tendencias de la moda y otros valores, sino que necesito aprender de la naturaleza a la que debo emular, alcanzaré el mejor, óptimo y más hermoso nivel de existencia.

En principio, ya estamos empezando a sentirlo de forma subconsciente.

Pregunta: Pero ¿cómo podemos hacerlo?

Respuesta: Sólo si descubrimos la naturaleza y descubrimos dónde están estos valores, estas leyes, cómo podemos ponernos en contacto con ella y recibir sólo buenas señales de ella.
[281094]
De Kabtv «Close-up» 19/ago/09

Material relacionado:
Los deseos egoístas son aquellos que no están enfocados en el otorgamiento y el amor por los demás
La Cabalá tiene el poder de corregir la naturaleza egoísta del hombre sin descartarla
Mitzvot (mandamientos) – La corrección de los deseos

Adhesión con el infinito

Pregunta: ¿Hay diferencia entre los conceptos de «Yo» y «Mi conciencia»?

Respuesta: Depende de ti: con lo que te identificas.

¿Te identificas contigo mismo con una parte de la conciencia superior o simplemente con cómo te sientes en tu cuerpo mortal?  ¿te identificas existiendo en algún tipo de «organismo», por ejemplo, en un grupo?  Todo depende de tu definición de ti mismo.

¿De qué otra forma?  ¿quién te dará una definición tan universal?  Incluso si Cabalá habla de eso, no significa nada.  Lo principal es cómo te defines a ti mismo.

De hecho, eres la conciencia más elevada.  Además, no eres sólo una parte de esta conciencia porque al revelarla, a través de ella, logras fusionarte con toda la conciencia, llamado Creador.  Este es tu logro más elevado, fusionarte, pero iniciar de un punto individual, que es tu «Yo».

Pregunta: ¿Y qué es la individualidad?

Respuesta: En el hecho de que en este caso representas lo que se llama «Adam«.  Por un lado, comprendes el pico de la posible revelación, que ya no está en la naturaleza.  Por otro lado, sólo tú lo comprendes, partiendo de tu punto individual.

Pregunta: ¿Resulta que “yo” es algo que incluye absolutamente todo y al mismo tiempo algo muy individual, que nadie más tiene?

Respuesta: Tu individualidad no desaparece.  Son tus datos primordiales del sistema general.

Pero debido a que te conectas con el sistema, en la propiedad de otorgamiento, quieres ingresar a él, parece que adquieres todo el sistema.  Se convierte en tuyo, en recibo individual en relación con tu punto. Y resulta que tu propio punto, tu individualidad estrecha y áspera, de hecho un punto, se adhiere al sistema, que es el infinito.              [281562]
De KabTV «Encuentros con Cabalá» 29/mar/19

Material relacionado:
“¿Cómo encuentro mi verdadero yo?” (Quora)
Estudia Tu «Yo»
Anhela un equilibrio mayor