Den luz de la vida unos a otros

Para la gente de nuestro mundo, la regla “ama a tu prójimo como a ti mismo” es repugnante, aburrida, ya lo intentaron y no atrae a nadie.

En realidad, amar al prójimo implica un estado en el que nos unimos como pequeños puntos, pequeños elementos del universo, en un solo mosaico, en una sola imagen, juntos en un sistema y ​​trabajamos unos con otros en él, como células en un cuerpo común.

Y así, del organismo muerto que hoy forma nuestra separación, nos convertiremos en un organismo vivo.

Si cortas partes del cuerpo y lo divides en elementos, muere. Por eso, debes recogerlos. En la medida en que intentes hacerlo, el Creador soplará luz de vida, espíritu de vida.

Para lograr una conexión mutua universal necesitamos añorarnos uno a otro,  restaurar nuestro cuerpo común, nuestra alma común, conectarnos unos con otros.

Pregunta: ¿Cómo anhelarlo?

Respuesta: Por un lado, nos impulsa el mal, el vacío, el desencanto de esta vida, el miedo a lo que sucederá mañana y la decepción por el mundo que dejamos a nuestros hijos.

Por otro lado, de este vacío interior, surge una aspiración por algo. El hombre comienza a sentir: “¡Me atraen hacia algo! Hay un vector en mí que funciona y busca algo».

Antes no era el caso. Está sucediendo justo ahora, en nuestra generación. Junto con el vacío, con la depresión generalizada, también hay una búsqueda, una aspiración por algo. Entiendes que esto no es como es, que hay algo, en algún lugar, que te espera a ti.

Nuestro estado actual se ajusta especialmente para nosotros para que podamos salir de él y seguir adelante. Y nuestra generación, es la transición.
[281998]
De Kabtv «El poder de El libro del Zóhar» #13

Material relacionado:
La primera respiración
Respira profundamente
Lo principal que nos guía en la espiritualidad

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta