Desarrollo caótico

Comentario: En este mundo, creemos que sabemos lo que hacemos.

Mi respuesta: Porque no nos desarrollamos. A medida que crecemos, nos convertimos en animales. Solo en el período de desarrollo hasta la adolescencia, somos un poco como personas, pero a los 15, 16 o 20 años, todo termina. Después, ya no seguimos el ejemplo de quienes son mejores que nosotros, no exploramos el mundo, comenzamos a usarlo de manera egoísta.

Por eso, nuestro ascenso espiritual es exactamente en el mismo caos que el de los niños pequeños.

Comentario: La humanidad debería entenderlo. La gente piensa que avanza, pero en realidad, todo es un caos.

Mi respuesta: Sin embargo, precisamente cuando se resiste y quiere incluir en el lecho de Procusto sus conceptos, sus teorías, supuestamente razonables del desarrollo dialéctico de la naturaleza y de ellos mismos.

Vemos que se reúnen las cumbres del G8 y el G20 y todo tipo de supuestas grandes mentes. A nivel corpóreo, pueden comprender algo. Sin embargo, cuando comenzamos a desarrollarnos hacia el siguiente nivel, levantan las manos y se van tal como llegaron, sin ningún resultado.

Espero que finalmente eso haga que nos escuchen. Y se darán cuenta de que hay una sabiduría cercana que lo explica todo.

Comentario: Está escrito en el Zóhar para todos: «Salomón dijo acerca de ellos: “Todo lo he visto en los días de mi vanidad”, pues, en los Havalim [vanidad] se le aparecieron todos los Mojin de la vista». 

Mi respuesta: A partir de ese desarrollo el hombre comprende que se encuentra en confusión interna.

Pregunta: Eso corresponde a las palabras del rey Salomón de que, todo es vanidad. Pues la visión aparece, pero se vuelve diferente por esa vanidad, ¿verdad?

Respuesta: Sí, no en vano el rey Salomón fue un gran sabio.

Es así porque estos siete Havalim se visten con las siete Sefirot de la voz y ambos están en las siete Sefirot del habla, que es la Nukva, que se llama «mundo». En ella está el lugar de revelación de estos Havalim, que se convirtieron en las siete luces de la visión, y en ellas se sostiene el mundo. (Zohar para todos, VaYetze)

Hablamos del diálogo interno (la fuerza de otorgamiento) del hombre, que proviene de su alma, llena y construye el mundo. Todo viene de Nukva, del deseo interno más original.
[282094]
De Kabtv «El poder de El libro del Zóhar» #13

Material relacionado:
¿Qué se necesita para nuestro desarrollo espiritual?
Sabiduría del rey Salomón: “Aquél que cuida su boca”
La inclinación de la persona es malvada desde su juventud

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta