El exilio es un llamado a la redención

¿Cómo podemos avanzar desde nuestro estado en el que estamos desconectados del mundo superior espiritual, de la verdadera realidad? Pues, vivimos en una especie de cápsula, atrapados dentro de nuestro deseo egoísta, como el gusano que vive dentro de una manzana podrida. 

Pero cualquier estado que es menos que la revelación del Creador que llena toda la realidad nos es dado para elevarnos al estado de plena revelación de la fuerza superior dentro y alrededor de nosotros. 

Por eso, el exilio es un llamado a la redención. El Creador deliberadamente nos da esos estados, donde no sentimos nada bueno, todo lo sentimos oscuro, desagradable, incomprensible, confuso, es decir, negativo. Todo para hacernos avanzar o no lo haríamos. 

Estamos en el nivel animal y cuando la bestia se siente bien, no quiere nada más. La bestia no puede desear nada más allá de sus límites, porque este mundo gira en torno a comida, sexo, familia, dinero, honor y conocimiento. Esos deseos pertenecen al nivel animal, en el nivel humano el hombre sueña con llegar a ser como el Creador. 

Por eso, necesitamos reunir fuerza para elevarnos por encima del nivel animal. Si sientes el sabor del exilio en el trabajo, es decir, si te sientes separado del Creador, quieres alcanzarlo y conocerlo, quiere salir del exilio. Y debes creer que en cualquier lugar en el que estás, la Shejiná está contigo, es decir, el Creador está cerca. 

La Shejiná me da el sabor del exilio. Justo ahora cuando siento que caigo y estoy lejos del Creador, el Creador parece que me dice; “¡Mira dónde estás! Puedes acercarte a Mí”. El Creador da el sabor del exilio a quien quiere acercar a Él. 

Por eso, no debes tratar la sensación de exilio con desdén ni enojarte con el Creador por esos estados. Al contrario, debemos agradecerle por despertarnos y mostrarnos la distancia que nos separa de Él. 

Es necesario saborear el exilio antes de la liberación. Antes de que el Creador aparezca, debe existir la sensación de que Él hace falta. Cada momento de tu vida debe estar dirigido a la búsqueda de la fuerza superior: “¿Dónde está el Creador en el ocultamiento que ahora siento? ¿dónde puede Él revelarse en mi vida, en mi mundo? Pues, el Creador es cercano a mí, pero sólo el lado posterior está dirigido a mí. 

Resulta que no hay altos y bajos y todo es el juego del Creador. Esto es lo que hacemos con los bebés cuando les enseñamos a caminar, los ponemos en el suelo frente a nosotros y damos un paso atrás. Y el bebé llora de miedo hasta que da un paso hacia adelante. Luego retrocedemos una vez más y él llora incluso más. Le parece que está a punto de caer en nuestros brazos y una vez más nos alejamos. Y él piensa que somos crueles y que lo abandonamos. 

Así le enseñamos a dar sus primeros pasos, hasta que aprende a caminar y felizmente corre a reunirse con nosotros. Lo mismo nos sucede con el Creador, de acuerdo al mismo ejemplo.
[281843]
De la lección diaria de Cabalá 3/may/21, “Correr tras la Shejiná

Material relacionado:
Exilio y redención
Exilio del amor
Rendición, división, mitigación

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta