El misterio de la unidad de lo masculino y lo femenino, parte 1

El misterio de la naturaleza

De la única fuente, del Creador, descienden dos fuerzas. Una es el poder que se relaciona con Él: la propiedad de otorgamiento, amor, emanación.

La otra es una fuerza artificial creada por el Creador que no existía antes de la creación: la propiedad de recibir, absorber, que se convirtió en la propiedad egoísta.

Ambas fuerzas existen en la naturaleza de los mundos superiores y en nuestro mundo como más y menos. Fueron creadas opuestas para que nosotros, que representamos la propiedad de recibir, la fuerza egoísta negativa, podamos usar nuestras propiedades para determinar la fuerza positiva, el Creador y crear ciertas interacciones, la unidad, como en un átomo.

Una fuerza no existe por separada de la otra. Siempre las medimos, vemos, sentimos y encontramos en algún tipo de posición en relación mutua.

Por eso, la fuerza negativa con la que el Creador nos creó es necesaria precisamente para que podamos encontrarlo, definirlo y sentirlo como la fuerza positiva, emanante y así entrar en contacto con Él, detectarlo, definirlo, sentirlo, acercarse o alejarse de Él.

En otras palabras, ver cómo estamos con respecto al Creador para determinar la posibilidad de absorber Sus propiedades en nosotros mismos.

¿Cómo podemos volvernos negativos con Él como si fuéramos tanto negativos como positivos? Ésta es una cuestión muy difícil y más difícil es su solución.

No es sólo la revelación del misterio de la unidad de menos y más, el Creador y la creación, sino la revelación de cómo la creación se desarrolla, alcanza su estado opuesto al Creador y comienza a sentir este estado como absolutamente dañino, inadecuado e intolerable, luego hace todo lo posible para ascender por encima de él y comenzar a crear algo positivo a partir de su yo negativo.

¿Cómo es posible? Pues, la creación nunca puede cambiar su naturaleza. Sólo puede cambiar la aplicación de su naturaleza. Es decir, aunque fui creado completamente negativo, puedo transformar incluso mis propiedades, motivaciones y acciones negativas para que su resultado final sea positivo. Cómo hacerlo es realmente un misterio.

No podemos imaginarlo, por eso decimos que es secreto. Aún no estamos en eso, pero estamos en nuestras propiedades negativas egoístas.
[247101]
De Kabtv «Fundamentos de Cabalá» 3/mar/19

Material relacionado:
Lucha o armonía entre opuestos
Hombre y mujer – un imán entre ellos, parte 1
El amor no es más que armonía, un equilibrio mutuo de más y menos

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta