La intención—configuración del corazón

Trabajar en la intención está en el corazón de todo nuestro estudio, todos nuestros esfuerzos y todas nuestras acciones.  La intención es la sintonía del corazón, dirigir el deseo hacia el Creador. El Creador es la única fuerza que opera en toda la realidad. Pero Él nos creó, desconectados de Él para que podamos dirigirnos a Él, para enfocarnos en Él. 

Por lo tanto, la creación está fuera del Creador, fuera de la espiritualidad, fuera de la sensación de la fuerza superior, para darnos la oportunidad de mirar al Creador, para sentir cómo Él hace falta en nuestra vida. 

El Creador despierta en nosotros la necesidad de que Lo busquemos. Y si lo hacemos correctamente, nos unimos para buscarlo e intentemos volvernos como Él, estaremos anhelandolo a Él, día y noche.  

Quiero dirigir cada pensamiento y acción hacia Él, acercarme cada vez más al Creador, ser como Él y darle contento. Y a cambio, cada vez recibiré más oportunidades, para enfocarme y conectarme a Él. 

Por consiguiente, la intención no es algo que recuerde una vez al día, sino algo que determina cada acción en mi vida. Si quiero acercarme cada vez más al Creador, revelarlo, sentirlo, ascender hacia Él, necesito realizar todas las acciones que hago en la vida con ese pensamiento, sin importar lo que haga. 

En cada momento, en cada paso, debo adherirme al Creador como la única fuente de toda la realidad. Si intento hacerlo, ciertamente recibiré ayuda de Él y lo sentiré cada vez más a Él.  

Al grado en que lo anhelo, sentiré que Él me anhela, como está dicho: “Yo soy para mi amado y mi amado es para mí”, en una forma recíproca. Resulta que la intención no es una adición insignificante que se pueda olvidar, sino una aspiración desde lo más profundo del corazón con lo que establezco contacto constante entre El Creador y yo. 

El Creador nos creó con deseos egoístas, pero nos envuelve con tales condiciones externas, que gradualmente corrige nuestras tendencias egoístas hacia la intención de otorgar. Al trabajar junto con nuestros amigos y ayudarnos uno a otro, comenzamos a descubrir la actitud precisa y permanente ante la fuerza superior, aparte de eso no hay nada y a verla en la fuente y propósito de todas nuestras intenciones.  

De esta forma Lo revelamos con todos nuestros órganos espirituales de sensación, es decir, en favor del otorgamiento, en anhelo mutuo por cada uno e ingresamos al mundo de la verdad, la eternidad. Todo depende sólo de nuestro anhelo correcto. 

Este trabajo no se detiene. Necesita constante renovación. Por lo tanto “Cada uno ayudó a su amigo”, por medio del apoyo y fortalecimiento mutuos. pues, solo juntos podemos formar el concepto correcto llamado, Creador entre nosotros y apuntar correctamente hacia Él, es decir, al correcto lugar y en la forma correcta. Y esto es solo posible si construimos esta intención juntos, desde el principio.
[282467]
 De la primera parte de la lección diaria de Cabalá del 18/may/21, “Trabajar con la intención”.

Material relacionado:
Ninguna otra realidad más que la decena
Cómo lograr la intención correcta
La intención y su influencia en la realidad

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta