No impongas los valores del viejo mundo

Pregunta: Usualmente, los padres intentan imponer sus valores a sus hijos, los niños no los aceptan en absoluto. Hoy por ejemplo, ellos no aceptan un deseo excesivo de conocimiento o de trabajo. ¿es básicamente incorrecto ?

Respuesta: Cada generación tiene sus propias aspiraciones. La vieja generación, de ninguna forma puede imponer su comprensión de la naturaleza a la generación más joven. Ha sobrevivido a sí misma y debería darles solo alimento. 

Y la nueva generación se debe desarrollar en sus propios deseos y aspiraciones. Lo deseable es que solo sean correctos y no torcidos ni fragmentados como lo están hoy. 

Nunca deberían imponer los pensamientos y valores de la vieja generación a la nueva. Eduquen solo con el ejemplo. Con este ejemplo, muestro que resuelvo todas las cuestiones, necesidades, tareas en esta forma: respetando, calculando, estando en balance con el entorno, conmigo mismo, con mi familia, etc. Por consiguiente, de acuerdo a mi ejemplo, ellos también resolverán sus problemas en su propio nivel, con la misma actitud hacia ellos.  

Solo necesitamos ejemplo, no palabras. Los niños entienden todo, como los monos. Nos entienden mejor de lo que creemos. 

Lo principal, es corregirnos y así, podremos influir en ellos. Además, nuestros deseos y correcciones internas, están asociados a su alma, porque vienen de nosotros. 

Si por su bien queremos crear una sociedad correcta, armónica, amable, que tome en cuenta a cada uno y quiera alcanzar consenso público mutuo, lo sentirán. En ellos, comenzará a actuar, a pesar de y sin algún empujón de nuestra parte.

Yo realmente espero que esto sea un catalizador, el botón que nos empuje y nos obligue a empezar a corregirnos. 

Comentario: Pero usted dice que nuestra generación es una generación arruinada, perdida. 

Mi Respuesta: Es la gente arruinada la que puede cambiar en bien de sus hijos, para que, al menos en ellos, pueda ver alguna mejor dirección.

De lo contrario, ¡pueden imaginar que serán infelices, comparados con nosotros! Veremos una sociedad totalmente desfigurada, torcida, incomprensiva, atorada en convulsiones y que no sabe cómo escapar del sufrimiento. Veremos esto en nuestros hijos y nietos.  

Pregunta: ¿Y qué hacer?

Respuesta: Vuelve hacia ti. No podemos arreglarlo. Dirígete a ti, sin verlos a ellos. Y de pronto, veremos que toman ejemplo de nosotros, comienzan a acercarse a nosotros y a participar con nosotros en nuevas relaciones hacia los demás, en la construcción de una nueva sociedad.
[281595]
De Kabtv “Close-up”, 19/ago/09

Material relacionado:
Sacudiéndose del viejo mundo
Las escuelas ya estaban muertas y la COVID vino a sepultarlas
Despertando el nuevo sueño americano

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: