“¿Cómo salgo de la enfermedad mental?” (Quora)

Dr.Michael LaitmanMichael Laitman, en Quora: “¿Cómo salgo de la enfermedad mental?” 

Las relaciones positivas en la sociedad, son el medio que envuelve la buena salud mental. La enfermedad mental viene del desequilibrio de la mente y el cuerpo, que deriva de un desbalance en la sociedad, causado por el desbalance con la naturaleza. Al arreglar nuestras conexiones sociales, logramos equilibrio con la naturaleza y ese balance, influye positivamente, no sólo en nuestra salud mental, también en la salud y bienestar general. 

Nos demos cuenta o no, las relaciones positivas en la sociedad dan a nuestras vidas un sentido de significado y preocupación. No es de extrañarse que, cuando estamos más divididos, aislados y en soledad, como es el caso de muchos en el mundo actual, también vemos la enfermedad mental en aumento

                                 

Por naturaleza, somos criaturas sociales y nuestra vida está llena de relaciones: en la casa, en el trabajo, con los amigos, parientes, conocidos, extraños y a través de distintos medios de comunicación. Por un lado, todos queremos sentirnos bien y disfrutar de las relaciones positivas. Por otro lado, lidiamos con cada vez más desigualdad y conflictos. 

Cuando somos jóvenes, aprendemos que es necesario conducirnos y hablar de alguna forma en sociedad, porque si no lo hacemos, podemos evocar una reacción negativa de las demás personas. De este modo, seguimos ciertas reglas y códigos de conducta para encajar; y mientras que pudieran contribuir a nuestro avance personal y a que alcancemos cierta trayectoria profesional, a menudo fallan para favorecer la construcción de relaciones con significado, lo que verdaderamente nos hace felices y nos da estabilidad emocional. Así, nos encontramos viviendo en un mundo en el que la división, el aislamiento, la soledad y el estrés están en aumento y como resultado, nuestra salud y bienestar se ven afectados negativamente.   

Las relaciones sociales positivas para nuestra salud y bienestar son tan importantes en el mundo de hoy, pero tan tremendamente subestimadas en el tratamiento y prevención de la enfermedad mental. Por un lado, evolucionamos saliendo de nuestros límites del pasado, de ciertas clases y jerarquías que hicieron nuestra vida mucho más clara y simple; y logramos un estado de mayor igualdad. Por el otro lado, esa igualdad es superficial y nos lleva cada vez más a la confusión y la ansiedad. 

La gran paradoja de este tiempo es que nuestro mundo se convirtió en una pequeña aldea global, donde la interconexión y la interdependencia se vuelven más estrechas en el mundo, por otro lado, nos encontramos internamente cada vez más divididos y con odio en nuestra actitud hacia los demás. 

Es obvio que a más dependencia mutua, más debemos aprender, aplicar y ejercitar las relaciones positivas para entender esa dependencia en forma armónica. Pero, lo opuesto es el caso: seguimos intentando utilizar a los demás en beneficio propio y queremos imponer nuestros puntos de vista y decisiones egoístas a los demás. Esta actitud contradice el principio de una sociedad igualitaria, en la que cada uno es igualmente importante, incluso a pesar de que somos distintos. 

Por consiguiente, nos encontramos ante un reto fatídico en nuestros tiempos, en el que, si tenemos éxito en superarlo, podremos resolver algunos problemas en nuestro mundo, la enfermedad mental entre ellos.  

El reto es: ¿Cómo podemos entender con armoniosamente nuestra creciente interdependencia? 

En este punto, es necesario establecer un sistema educativo social que abra nuestros ojos para profundizar en el nivel de interdependencia en todas las áreas de nuestra vida, lo que debería amplificar la necesidad indispensable de conexiones sociales positivas. Podemos empezar con pasos concretos, para adquirir relaciones sólidas y fuertes. 

Primero, es importante darse cuenta que en este mundo estrechamente independiente, cada pieza es indispensable para completar el cuadro completo de la realidad, como en un rompecabezas. Al influir unos sobre otros, afectamos todo el sistema, para bien o para mal. Es un sistema donde cada uno forma parte e influye directamente en todos. ¿Nos queremos beneficiar por tener relaciones sociales positivas y un entorno cálido? Ciertamente, cada uno desea vivir en esa realidad. Es en nuestro propio interés, el transformar nuestras acciones e intenciones, de explotación dañina, a cuidado y entendimiento mutuos. 

La ruta para alcanzar este objetivo no es la ciencia espacial. Aún no es obvio, porque no se nos ha enseñado cómo hacerlo. Sin embargo, hay un método de conexión que podemos implementar para traer mejoras a nuestras relaciones sociales y mientras más nos adaptemos a ese aprendizaje de conexión enriquecedora, nos llevaremos mucho mejor por un lado; y por el otro, disminuirá la miríada de problemas en nuestra vida, incluyendo la enfermedad mental.    

Escrito/editado por estudiantes del cabalista Dr. Michael Laitman.

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta