Flor preciosa

El lugar para revelar al Creador en nuestro tiempo, en nuestra generación llamada última generación, aparece sólo en la garantía mutua (Arvut). Garantía mutua es nuestra vasija espiritual. La revelación del Creador, la entrada al mundo superior, toda nuestra existencia espiritual se implementa sólo cuando hay garantía mutua.

Hay una fuerza especial en la garantía mutua. Al salir de mí mismo y ser incluido en los amigos, revelo mi alma. No existe dentro de mí y por lo tanto, la luz superior no puede entrar y corregirme. Sólo puede ayudarme a integrarme con los amigos y a encontrar al Creador allí. Es decir, mi alma está en los amigos.

De hecho, esto es obvio si observa la estructura espiritual. Si soy Maljut en la vasija espiritual de las diez Sefirot, mis amigos son las nueve Sefirot superiores. Resulta que cuando me incorporo con ellos, recibo sus cualidades de otorgamiento. De esta forma completo mi vasija espiritual que estaba en los amigos y con la garantía mutua, cada uno ayuda al otro a adquirir la cualidad de otorgamiento y a estar preparados para revelar al Creador.

Por eso, sin implementar la garantía mutua, no podremos dar ni un paso en el camino espiritual. Sólo incorporándonos unos con otros, acercándonos, conectándonos y ayudándonos, atraemos la luz que reforma e invitamos al Creador a que se revele en nosotros. Este deseo, de conectarnos internamente unos con otros, es suficiente para elevarnos de la corporalidad a la espiritualidad.

Es imposible atraer la luz que reforma si estoy solo; no tengo a dónde atraerla. Debo incorporarme a mis amigos y juntos atraer la luz dentro de esta incorporación para que la luz que reforma, la devuelva a su fuente. Así, recibimos el recipiente espiritual y comenzamos a ingresar al mundo superior.

La garantía mutua es un concepto muy profundo. Todas las leyes espirituales proceden de lograr garantía mutua. Todo lo escrito y dicho por los cabalistas viene de lo que han logrado dentro de la garantía mutua. La realidad se divide en dos: fuera de la garantía mutua está la corporeidad y dentro de la garantía mutua está la espiritualidad.

De hecho, la garantía mutua es lo único que necesitamos porque es la única acción que hace que la vasija rota de Adam HaRishón vuelva a ser corregida. Con nuestro anhelo de devolver este deseo a la conexión y a la unidad por encima del ego y de todas las perturbaciones, pedimos al Creador que nos ayude a alcanzar la corrección.

Debemos asegurarnos de que los amigos revelen la verdadera deficiencia espiritual y que la decena se conecte tanto en los estados buenos como en los malos. Todos deben sentir que tienen amigos que están dispuestos a hacer cualquier cosa por ellos.

La garantía mutua es como una flor que necesita de nuestro cuidado constante para crecer. Pues, esta es la vasija misma en el que se revelará el Creador, nuestros deseos que han alcanzado la conexión correcta crecieron y ahora se revelan debido a nuestra pantalla común. La fuerza interior que mantiene unidos nuestros deseos y los dirige correctamente se llama garantía mutua.
[283263]
Del Congreso Mundial de Cabalá «De diez a uno» 4/jun/21, «Arvut (Garantia mutua) dentro de la decena», lección 2

Material relacionado:
Deposita tu deseo y recibirás la Luz
Esto aun no es la Torá
La educación apropiada para una persona

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas:

Próximas Entradas: