No les gustan los judíos

Comentario: Hoy, en conexión con los últimos eventos en el mundo, ha habido un terrible incremento de antisemitismo. No quieren a Israel, no les gustan los judíos. 

En Europa, en Alemania, queman banderas, nos llaman asesinos de niños. En Inglaterra nos dicen que no usemos kipá (yarmulke) ni la vestimenta tradicional judía y que nos vistamos como si fuéramos ingleses o turistas. En Francia, la situación es muy mala. En EUA, los judíos retiran las mezuzá de la puerta para que no se sepa que ahí viven judíos. Y se pueden listar muchos hechos. Llegamos a este estado.  

Mi respuesta: ¿Qué podría ser mejor de lo que está pasando ahora? Esto pone a los judíos en la línea correcta, para que cumplan con su propósito. Pues, si no lo hacen, literalmente el mundo caerá en oscuridad cada vez más. 

¿De qué otra forma los puedes sensibilizar? Solo aplicando más y más presión. Aún así, no veo que eso ayude mucho. A pesar de que ya hubo mucho sufrimiento, muchos golpes sobre ellos, aún así, no ayudó. 

Debemos entender por qué el mundo nos odia. También los antisemitas deben entender por qué nos odian. Vemos que a lo largo de la historia de los judíos y el mundo parece unido alrededor del pueblo judío. Por esos, tenemos que preguntarnos: ¿Por qué sucede todo esto?   

Nos odian, nos aman, no importa cómo nos traten, es claro que nos tratan como algo especial. ¿Qué hay de especial en este grupo étnico, en este pueblo, en esta raza? Ni siquiera piensan que sea una raza especial. Necesitamos explicarlo. 

De hecho, todo eso comenzó en tiempos antiguos, en algún lugar, hace alrededor de 5,000 años, cuando la humanidad empezó a revelar su actitud, su condición: “¿Quién soy?”, “¿Qué soy?”, “¿De dónde vengo?”, “¿Para qué estoy?” y así. Estas preguntas fueron hechas por un hombre llamado Adam. Supuestamente se le llamó así, por accidente, le dió el nombre de Adam. 

El comenzó a hacerse esta pregunta, empezó a razonar, a investigar. Como resultado de su pasión especial, de su sed de respuesta a la pregunta: “¿Qué es un humano? ¿cuál es su propósito, para qué vive?” Adam reveló que el mundo existe para alcanzar la fuerza superior que lo gobierna. 

Es posible alcanzar esta fuerza solo con ejercicios especiales, en los que intentamos sobreponernos al ego, por encima de sí mismo y alcanzar la fuerza superior de la naturaleza que solo desea estar en la cualidad de otorgamiento y amor por los demás, en conexión universal. 

Así la conexión universal superior entre todas las partes de la creación se revela. Esta fuerza general superior de todas la creación se conoce como “Creador”. 

Adam, reveló esa fuerza. La describió en su libro Raziel HaMalaj (El Ángel Secreto). Es un pequeño libro, porque en ese tiempo se escribía sobre barro y con palos.

Adam creó la primera escuela, ahí enseñó su conocimiento, lo que había aprendido, a la gente que se interesó. Un gran número de personas llegó a él, le escuchó. Todas las creencias también llegaron de él, ya que algunas personas entendían diferente esta enseñanza.  

En principio, tuvo 20 generaciones de discípulos: 10 generaciones hasta el discípulo llamado Noé y otras 10 generaciones hasta el discípulo llamado Abraham. Todas estas generaciones de discípulos formaron más discípulos alrededor suyo y así fue por cientos de años. 

En la generación de Abraham, empezó la comprensión del conocimiento que Adam les transmitió. Abraham lo enseñó a sus discípulos en la antigua Babilonia, donde también en ese momento estaban en condiciones especiales. ¿Por qué condiciones especiales? 

Porque si antes de Babilonia, antes de Abraham, la enseñanza del sistema del universo y el conocimiento de dónde existimos, qué nos rodea, a qué estamos conectados, bajo qué gobierno vivimos, etc., todo era puramente individual, de Abraham en adelante, ya sucedía en la conexión entre la gente. Por consiguiente, Abraham fue el primero que creó la escuela de cabalistas. 

En principio, antes estudiaban de alguna forma, pero no eran tan dependientes y conectados entre sí. Abraham se dio cuenta, entendió y reveló que el alcance de la naturaleza y su fuerza superior, depende de la conexión. Y propuso el lema “ama a tu prójimo como a tí mismo”. 

Esto ya fue una revolución, cuando necesitas pasar de solo impulsarte al nivel de otorgamiento y amor por los demás, a comenzar a organizar a la gente hacia ese estado. Aquí encontró un conflicto con el ego, que en ese momento lo representaba Nimrod, rey de Babilonia; y por supuesto, Abraham, tuvo que abandonarlo. 

A partir de aquí, comienza el grupo de Abraham, al cual llamó “Yehudi”, que deriva de la palabra “Yehud” , conexión, unidad.

Judío (en hebreo, Ivri) viene de la palabra  “ever,” que significa que pasan de esta vida, en la que todos son para sí mismos, a una vida en la que todos son para los demás. También le llamó “Israel”, que quiere decir ir “directo al Creador”, “Yashar-El”, Israel. Ahí comienza la sabiduría de la Cabalá. Es decir, en principio, esta es la sabiduría del alcance del Creador. 

Pregunta: Si vamos de ese tiempo, al tiempo actual, ¿el odio se debe a que Abraham inculcó al pueblo de Israel este principio de no vivir para sí mismo, sino para los demás, pero los judíos no viven así? ¿podemos decir que está escrito en la genética espiritual del hombre y también en la no espiritual? 

Respuesta: ¡Seguro, absolutamente! Es un registro, datos de información que existen en el hombre. No puede ser erradicado, nada se puede hacer. Lo único que se puede hacer, es cambiar el odio por amor, a través de una explicación. 

Pregunta: ¿Cómo sienten las naciones que hay este registro en judíos y en Israel? 

Respuesta: Inconscientemente. 

Pregunta: ¿Continuará esto hasta que lleguemos a la raíz?

Respuesta: Eso sería bueno. Esperemos que no se ponga peor. 

Comentario: Pero ya estuvo muy mal. ¡Vea lo que hemos pasado en nuestra historia! 

Mi respuesta: Si, pero puedes ver que no afecta nada. Resulta que lo único que queda, es una explicación masiva, verdaderamente seria, al apelar a todos, especialmente a las naciones del mundo, no a los judíos.   

Es porque los judíos son gente de cabeza dura. No creen y no lo harán, no harán nada a menos que las naciones del mundo les obliguen. Por consiguiente, debemos apelar a las naciones del mundo y explicarles lo que los judíos deberían hacer. Obligar a los judíos a que cumplan con su propósito. Solo así funcionará. 

Es lo que necesitamos hacer. Realmente espero que con la ayuda de nuestros estudiantes alrededor del mundo, seamos capaces de hacerlo. 

Pregunta: ¿Es responsabilidad de los judíos, explicar al mundo y darle el método de conexión, unidad y amor por el prójimo? ¿hacerlo por ellos mismos y darlo al mundo? 

Respuesta: Sí.

Pregunta: ¿Nos seguirán presionando hasta que lleguemos a ese punto?

Respuesta: “Presionar” es decirlo ligeramente. Pero no ayudará. Lo único que ayudará es la difusión, explicar a las naciones del mundo cuál es la misión de Israel y cuál es su misión. 

Está escrito que deben subir sobre sus hombros al pueblo de Israel y llevarlo a la montaña del Creador. Es decir, deben obligar al pueblo de Israel a ascender la montaña del Creador, que los judíos pavimenten el camino para las naciones del mundo.

Comentario: Esta explicación debería entrar al corazón, es lo importante. 

Mi respuesta: Pienso que, en general, el terreno está preparado y por imposible que sea aceptarlo, será aceptado, precisamente desde su opuesto.  

La idea es simple. Pasa por todas las generaciones, por todas las persecuciones, por todos los exterminios, por la destrucción de los Templos y así sigue, hasta el Holocausto y nuestro estado actual. Lo mismo una y otra vez.

Comentario: Pero la idea que los cabalistas transmiten, no entra en la gente ordinaria, en su corazón, es la dificultad.

Mi respuesta: Afecta a todos. Pero entender la idea misma, de dónde llega, por qué, qué la maneja, cuál es la maquinaria, la fuente del movimiento histórico, lo saben solo los cabalistas. 

Comentario: Veo que esto estuvo mayormente presente en Baal HaSulam y ¡en usted muy vívidamente! Siente usted que llegó el momento, que está aquí. Es casi el punto central de la historia para usted, ¡el punto central del mundo! El antisemitismo es un segmento en la historia y para usted, es el punto central del mundo. 

Mi respuesta: El mundo gira alrededor de esto.

Comentario: ¿De que los judíos entiendan y transmitan esta intstrucción al mundo? 

Mi respuesta: Creo que ni siquiera a los judíos, sino al mundo.  

No creo que los judíos puedan tomarlo sobre sí mismos. Son muy egoístas, divididos, débiles y no entienden su propósito ni su lugar ni su misión, nada!  Nunca podrán hacerlo con su egoísmo.  

Pregunta: ¿Podrán obligarles las naciones del mundo? 

Respuesta: Sí! Exactamente de esa forma. 

Comentario: Si, esperando que no llegue a otro Holocausto.

Mi respuesta: Por eso, necesitamos hacerlo rápidamente. 

Pregunta: ¿Para explicar rápidamente? Es decir, ¿las naciones del mundo deberían entender lo que hacen y para qué lo hacen? ¿es el entendimiento que deben tener?

Respuesta: Sí.
[283449]
De Kabtv “Noticias con el Dr. Michael Laitman” 24/may/21

Material relacionado:
La causa del antisemitismo
¿Cuál es la verdadera solución al antisemitismo? – Charla con Shaul Magid
¿Sugiere la Cabalá un nuevo enfoque ante el antisemitismo?

 

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta