El coronavirus regresa

El coronavirus regresará inevitablemente. No sacamos las conclusiones correctas, de la primera ola de la pandemia y, la segunda ola, llegará. Todo lo que entendimos de la primera ola, es que debemos permanecer en casa y si salimos, debemos portar cubrebocas y mantener la distancia. Por supuesto que esto no es suficiente para corregir nuestro estado. 

Por consiguiente, de entrada no esperé que el coronavirus desapareciera pronto. Es sólo la primera ola, una segunda ola llegará después de esta y ya está sucediendo. No sólo una repetición de la ola, sino nuevas mutaciones del virus, de una nueva fuente. Y cerca del invierno, pienso que habrá una tercera ola. 

Es muy posible que estas olas lleguen con gran frecuencia, una y otra vez, para enseñarnos que es necesario que, al final, hagamos algo con nosotros mismos. De otra forma, el virus nos desconectará de la vida normal que teníamos antes. Tendremos que cambiar toda la rutina de vida, la economía, industria, formas de trabajo, cuidado de los niños y formas de comunicación e interacción.

El virus lo afecta todo, porque todo nuestro mundo está construido con base en nuestra conexión. La pandemia golpea precisamente nuestra conexión. Ahora aprenderemos a sentir más y más el disturbio cualitativo que es esta interrupción de la conexión. La pandemia no nos permite comunicarnos, ni siquiera con el cubrebocas puestas. 

El virus mutará a tal grado que las vacunas dejarán de funcionar, para que empecemos a pensar cuál debería ser la naturaleza de la vacuna, que debería hacer y cómo prepararnos para no pasar por golpes tan duros. ¡Es necesario comenzar a ser más inteligentes!  

Las olas de la pandemia, son como las plagas de Egipto, nos empujan a ir por encima de nuestro ego, a salir del poder del faraón. ¿Es esta la dirección de nuestros actos, pensamientos y conversaciones? ¿nos damos cuenta de que el coronavirus es la misma plaga que el pueblo de Israel experimentó en Egipto: sangre, ranas, piojos y todo lo demás?  Tenemos que pasar por todo esto, pero en forma distinta. 

Puedes tratar de cerrar los límites, así, el virus no penetra desde afuera, pero no ayudará, porque el Creador sigue implementando su programa superior. El virus no desaparecerá y no nos dejará, porque no hasta ahora, aún no hay ningún cambio en nosotros. Y tendrá que pegarle al pueblo de Israel y a todo el mundo, una y otra vez.

Israel puede, con su corrección interna, curarse a sí mismo y al mundo, de la pandemia, al servir como medicina para toda la sociedad humana. Si los judíos empiezan a tratarse unos a otros de forma correcta, la pandemia desaparecerá del mundo y la humanidad se curará.
[284265]
De Kabtv “Conversación con los escritores”, 24/jun/21

Material relacionado:
El coronavirus nos acorraló
¿Qué seguirá después del coronavirus?» (Quora)
“¿Por qué llegó el coronavirus al mundo? ¿por qué está activo este virus?” (Quora)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: