El cubrebocas está de regreso

Observa lo que sucede: el Creador casi nos permitió eliminar la pandemia, pero tan pronto como suspiramos con alivio y nos retiramos el cubrebocas, de pronto regresa con nueva fuerza. Es para mostrarnos que no se fue y que no aprendimos nada de la última ola. Por lo tanto, después de una supresión temporal, regresas una vez más. 

Necesitábamos este respiro para distinguir el segundo golpe del primero y entender que no hicimos nada. Si la pandemia hubiera continuado, hubiera sido un golpe del cual no hubiéramos aprendido nada. 

¿Por qué hubo diez plagas de Egipto? ¿Una no era suficiente? La Hagadá de Pésaj dice que el pueblo de Israel recibió cuatrocientos golpes, cien, doscientos, trescientos. 

Estamos en la etapa de la corrección final, cuando todo el mal debe ser revelado. Sin embargo, la forma en la que será revelado, depende de nosotros, de nuestro deseo de recibir la fuerza de corrección. 

El camino más corto e ideal es acudir al Creador y pedirle la fuerza de conexión. Debemos estar conectados como en el sistema corregido de Adam HaRishón. Pero, no hay manera de llegar a esa conexión, excepto con ayuda de la fuerza superior que nos influirá y hará posible conectarnos entre nosotros y con el Creador. 

No tenemos otra opción. De otra manera, recibiremos golpe tras golpe. El pueblo de Israel puede escucharlo porque tienen un punto en el corazón y el corazón es el lugar donde la información es recibida. 

El coronavirus nos aprisiona. Es como el símbolo de nuestra conexión egoísta. Por eso se transmite de persona a persona y se manifiesta de forma egoísta, para, eventualmente, enseñarnos a cambiar nuestras relaciones.
[284261]
De Kabtv “Conversación con los escritores” 24/jun/21

Material relacionado:
«¿Podemos salir de esta pandemia en el camino hacia una sociedad más decente?» (Quora)
“Cómo cambiará el mundo después de la pandemia de COVID 19 ?” (Quora)
¿Qué nos quiso decir el 2020?

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: