El espíritu de la mente activa

Baal HaSulam, La mente activa: “Lo explicaré con una alegoría: En cada operación en el mundo, la mente de su operador permanece en esa operación”. 

Si observamos profunda y correctamente una acción, podemos ver la mente que la creó y construyó. De este modo, al ver cómo opera, podemos entender el pensamiento y la idea del que la creó, la hizo y la procesó. 

Pregunta: ¿Puedo entender el pensamiento del experto que la hizo? 

Respuesta: Sí. Entenderás que es experto, lo que te quiere transmitir, etc. Puede tratarse de obras de arte que tienen impacto sobre nosotros en distintas formas: música, pintura, etc., puede tratarse de diferentes máquinas, mecanismos, arquitectura, cualquier cosa. Aquel que crea algo, pone una parte de sí mismo en su creación y eso habla de él mismo.   

“En una mesa, uno puede alcanzar la mente del carpintero y la destreza de su artesanía, ya sea grande o pequeña. Es así porque mientras trabajaba, la construyó con su mente y las cualidades de su mente. Y aquél que observa esta operación y considera la mente impresa en ella, durante este acto, se adhiere a la mente que lo realizó, es decir, realmente se unen”. 

Así, con su acción, puedo entender la mente, el pensamiento y la actitud de una persona ante lo que veo como resultado de lo que creó. 

“En verdad, no hay distancia ni cese en lo espiritual, incluso cuando están en distintos cuerpos”. Incluso, cuando aparecen en cuerpos separados, lo que es racional en ellos, no puede ser descrito por separado. 

Aún cuando el Creador se retiró del objeto creado por Él, de todos modos, una parte del autor permanece en este objeto y vive en él. 

“Dado que, ¿qué cuchillo puede cortar lo espiritual y dejarlo separado?  Es imposible separarlo. Lo vemos en todo lo que sucede.

Por ejemplo, un evento trágico tuvo lugar no hace mucho —se incendió la Catedral de Notre Dame. No se arruinó por completo, pero si se dejara en esta condición, colapsaría. No es problema reconstruirla. Hay planos, hay fotografías.  

Seguro que se reconstruirá, aunque es una tarea inmensa y muy costosa. No obstante, ya no se sentiría como la Catedral de Notre Dame. La verdad es que, la gente hoy no lo entendería. 

Es decir, la mente invertida entonces y la mente invertida ahora, no se pueden comparar. Ya no existen aquellos arquitectos que armaron esos muros y capiteles. La actitud, el pensamiento, la admiración de la fuerza superior a la que dedicaron todo ya no existe más. Así que hoy, sería simplemente una réplica de la catedral. 

Pregunta: ¿Y la gente lo sentirá?

Respuesta: No. El hombre moderno no puede sentirlo. Pero hay personas que recuerdan la vieja Ermita: las salas de estar, las habitaciones, utensilios y todos los objetos utilizados por el Zar. Todo desapareció.  

¿A dónde se fue? Tal vez se vendió. ¡Todo cambió completamente! Puedes sentirlo. Cualquiera que lo haya visto y sentido en el pasado, para él, la Ermita de hoy, ya no es la Ermita. 

Pregunta: ¿Hay diferencia entre una réplica y una reconstrucción? ¿puedes sentirla directamente?

Respuesta: El original tiene el espíritu del artista, del inventor, del compositor mismo. Eso no existe en la réplica. La diferencia entre el original y la réplica, es como la diferencia entre un niño de carne y hueso y una muñeca de plástico.
[249139]
De Kabtv “Fundamentos de Cabalá” 21/abr//19

Material relacionado:
En el pensamiento inicial
La intención es el plan de acción completo
Todo desde un solo pensamiento, y de regreso

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: