La destrucción como oportunidad para la corrección

La destrucción nos da la oportunidad de corrección. Sin destrucción nada se corregiría.Y sin corrección, no tenemos oportunidad de sentir la creación, que se percibe solamente como la ventaja de la luz sobre la oscuridad. 

Por consiguiente, si no hubiera diferencia en nuestras sensaciones, entre el deseo de recibir y el deseo de otorgar, entre la luz y la oscuridad, no entenderíamos la creación y no sentiríamos donde estamos.

Y sin sensaciones, no tendríamos inteligencia desarrollada ni capacidad de pensar, de estar conscientes. Nos quedamos con deseos pequeños, primarios, limitados. De hecho, la recompensa de sensaciones y comprensión humana, llega precisamente de la contradicción inherente en nuestra raíz: dos bases opuestas, la fuerza de otorgamiento que llega de la naturaleza del Creador y la fuerza de recepción, como el reflejo opuesto del Creador. 

Cuando actúan en nosotros estas dos fuerzas, una contra la otra, obtenemos entre las dos, percepción, visión y sensación verdaderas. Es imposible percibir la creación sólo en una cualidad o en la otra, sólo bajo el contraste de dos opuestos, ese es un alcance 620 veces mayor de la fuerza y la riqueza de la creación. 

Por eso, la destrucción que ocurrió al principio de la creación y el pecado del árbol del conocimiento estaban destinados a suceder. Sin ellos, no habría mezcla de santidad y de impureza (Klipá) y no habría contraste entre ellos. Estamos hechos del contraste de estos dos polos.  

El hombre no se considera el cuerpo hecho de carne y sangre, ese no es nuestro estado inicial; hombre es la sabiduría acumulada en el proceso de aclaraciones entre bien y mal, luz y oscuridad, entre Klipá y santidad. A partir de las chispas que salieron de ahí, juntamos nuestros deseos y corregimos la satisfacción de la vasija llamada “alma”. Con esos discernimientos, se desarrolla la vasija y se expande, se llena con el alcance y la sensación del Creador y se fusiona con Él.  

Consecuentemente, es necesario que nos demos cuenta que nada malo sucede en la creación, sólo aclaraciones de lo que creó el Creador. El Creador nos quiere enseñar, pero Su instrucción no es la que acostumbramos en la escuela; nos lleva a la colisión de las cualidades opuestas en nosotros, para que de un estado de dualidad, búsqueda y contradicción, alcancemos toda la creación en profundidad y amplitud y así nos construimos a nosotros mismos.   

Todo este desarrollo viene de los ascensos y descensos, de la destrucción y del choque de nuestro egoísmo con el deseo de otorgar. Conforme intentamos combinar los fragmentos de los deseos rotos, estudiamos la profundidad de la creación y su naturaleza y alcanzamos al Creador.
[284714]
De la lección diaria de Cabalá del 12/jul/21, “La destrucción como una oportunidad para la corrección”

Material relacionado:
La corrección gradual
La mutación y corrección de las relaciones humanas mutuas
La corrección depende sólo del deseo no del conocimiento

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: