Manifestaciones parciales del egoísmo

Zóhar para todos, Jayei Sarah, artículo 74: Todas las acciones del malvado Balaam fueron del lado de la impureza.

Todos los villanos: Balaam, Balac, faraón, Amán y otros son resultado de la serpiente. La serpiente es su propiedad común y todas son manifestaciones parciales de ella.

Al comienzo de su obra, tomó una serpiente de entre las serpientes y la ató delante de él. Partió la cabeza de la serpiente y le sacó la lengua. Luego tomó ciertas hierbas y las quemó todas e hizo un solo incienso con ellas. Luego tomó la cabeza de esa serpiente, la partió en cuatro lados y la convirtió en un solo incienso (artículo 77).

Hacer incienso es aprovechar al máximo tu egoísmo.

Balaam es una propiedad que nos empuja a ser tan egoístas que ni siquiera sabemos qué es. Hasta que subimos los niveles espirituales comenzamos a sentirlo.

De hecho, todo lo que está escrito en El libro del Zóhar habla de personas que ya ascendieron espiritualmente y sienten estos problemas.

A su alrededor, dibujaba un solo círculo y decía cosas y hacía otras acciones hasta que atraía sobre sí, espíritus de impureza, que le informaban lo que necesitaba. Y actuó por sus palabras, de acuerdo con lo que sabían del lado de esa serpiente del firmamento (artículo 78).

La tarea de Balaam es la misma que la de la serpiente. Todos los personajes negativos de la Biblia tienen como único objetivo seguir el mismo trabajo, es decir, llegar al hombre en el momento adecuado y picarle con su egoísmo.

La caída del hombre en el egoísmo lo sacude. A partir de este estado, comienza a ver una meta lejana y a apresurarse hacia ella. Por eso, necesita esa sacudida, que se llama conciencia del mal.
[285442]
De Kabtv “El poder de El Libro del Zóhar” # 16

Material relacionado:
Balaam y Moisés – dos fuerzas con posibilidades idénticas
Balaam – El leal compañero del Creador
La integración de fuerzas opuestas

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta