Caída de Adam: la destrucción del deseo común

Comentario: La rotura de las vasijas, deseo, es, en principio, un término cabalista. Sin embargo, muchos de los que han leído el Pentateuco (la Biblia) entienden su lenguaje alegórico.

Mi respuesta: En realidad, no es nada difícil de entender. Si mi deseo está dirigido al bien de los demás, al beneficio de los demás, se considera completo, perfecto. Si es por mi propio bien y por regla general en contra de los demás, se llama roto.

Pregunta: ¿Representa la caída de Adam la ruptura de las vasijas?

Respuesta: Se dice acerca de esto que todos los deseos que estaban en el prototipo del hombre Adam, eran prácticamente un deseo que no estaba revestido en nuestros cuerpos proteicos y estaba dirigido sólo al otorgamiento. Sin embargo, como resultado de ciertas acciones realizadas sobre él, se convirtió en deseo de recibir. Esta es la destrucción de Adam.

Adam es un sistema que era un solo deseo y cuando de repente comenzó a sentirse compuesto por muchos elementos, se hizo añicos. Es decir, todo deseo incluido en el deseo general quería recibir por sí mismo. Esta es la caída, la ruptura de Adam.

Pregunta: ¿Podemos decir que el término «la caída de Adam» está en el lenguaje de los sentimientos y «la ruptura de las vasijas» es un lenguaje técnico cabalista?

Respuesta: Por supuesto. Es lo mismo, pero explicado en diferentes lenguajes.

Comentario: Los cabalistas han identificado todos los términos cabalistas de la naturaleza misma, sólo para que no se tengan asociaciones corporales. Pues, cuando imagino la caída de Adam—un árbol, una manzana y más—me aleja de la verdadera imagen: todo está dentro de mi deseo.

Mi respuesta: Hoy, por supuesto, nadie cree y no puede creer en estas historias. Todo es completamente irreal.

De hecho, con estas historias los cabalistas explican las leyes y conexiones más internas y complejas de la naturaleza.
[285664]
De Kabtv «Estados espirituales» 23/jul/21

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta