Castigo colectivo o una lección

La transición al estado de embrión espiritual, que comienza a desarrollarse en el mundo superior, es muy difícil. Es la transición más difícil de todos los procesos espirituales. Podemos decir lo mismo acerca de la concepción corporal y del nacimiento de una nueva vida, lo cual es un milagro. 

Por lo tanto, la transición espiritual requiere de mucha paciencia y perseverancia, un examen diario de qué podemos añadir al estado de concepción espiritual, para hacer la transición desde la sensación de este mundo hacia la sensación del mundo superior, de la exterioridad a la interioridad. 

Una transición así requiere de cumplir con muchas condiciones y seguir estrictamente el consejo de los cabalistas, trabajar en la decena con  subyugación completa sin la cual es imposible acercarse al Creador. Mis amigos son muy importantes porque solo a través de ellos puedo influir en el Creador y avanzar. 

Con la pandemia del coronavirus y otros problemas como incendios e inundaciones, el Creador nos enseña que solo es posible acercarse a Él, si valoras a la sociedad y te integras con ella, tanto como sea posible. Aún nos esperan muchos de esos problemas, todos son para hacernos pensar en la manera de escapar de los golpes. La salvación es posible solo con el trabajo colectivo, todo el camino hasta la conexión completa. Así llegaremos a la solución.

Los golpes nos ayudan a entender mejor la conexión que debemos tener. Hoy los golpes suceden en una escala global y están afectando a toda la humanidad porque, vivimos en la llama, última generación, la cual debe comenzar la corrección. Por eso, el Creador organiza esas lecciones para nosotros, para que podamos averiguar lo que Él requiere, con base en sus acciones. 

Debemos entender que la única manera de protegernos de golpes, inundaciones, incendios y virus, es con buenas relaciones mutuas. Hasta que lo aprendamos, recibiremos golpe tras golpe. No podremos regresar a una vida tranquila. La naturaleza está preparando sorpresas para nosotros desde todas las direcciones. Dado que el mundo moderno está conectado por una red global, en cualquier lugar que ocurra un golpe, resonará en todos los lugares y alcanzará a todos. 

Todos sentirán el golpe y nos ayudará a ayudarnos a reconocer que estamos conectados y dependemos uno de otro. Si no queremos verlo de forma voluntaria, el Creador tendrá que enseñarnos con castigos colectivos. 

Todos recibirán algún golpe: algunos sufrirán incendios, otros inundaciones, otros virus, otros calor o frío extremo. No podemos saber por qué cada uno de nosotros recibió precisamente este tipo de golpe, pero al final, todos sufrirán. 

Es exactamente lo que está sucediendo y lo que sucederá en el futuro. Nuestra vida está determinada por la época en la que vivimos, es decir, por la etapa de la corrección general. Por eso, pueden ocurrir guerras mundiales, incendios extensos por todo el globo, inundaciones, terremotos y erupciones volcánicas. La naturaleza tiene suficientes medios para influir. 

Sin embargo, todo depende de si podemos poner un escudo protector contra todos esos problemas, es decir, podamos acercarnos entre nosotros y de así, cancelar todas  las fuerzas malas

La Tierra inmediatamente se calmará, porque con nuestra buena conexión, podemos calmarla, equilibrarla y vivir una vida maravillosa. Seguiremos reforzando nuestra conexión más y más, hasta revelar dentro de ella, no solo la sensación de este mundo en toda su profundidad, sino que comenzaremos a revelar el mundo superior cada vez más elevado.
[285590]
De la 1a parte de la lección diaria de Cabalá 29/jul/21, “Ibur (impregnación) y Yeniká (lactancia)”

Material relacionado:
Recompensa en vez de castigo
¿Línea final o círculo de castigo?
Una nueva vida #857 – Castigo y expiación

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta