No es necesario esperar más sufrimiento

En las noticias (The Washington Post): “El director general de la Organización Mundial de la Salud, advirtió el lunes, que el mundo se encuentra al filo de un ‘fracaso moral catastrófico’ si las naciones más ricas no aseguran la distribución equitativa de vacunas, para combatir la pandemia del coronavirus. 

“El director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, quien repetidamente advirtió a los países ricos, contra la exclusión de los más pobres, al suspender los tratados bilaterales con los distribuidores de vacunas, llevó su discurso a un nivel superior en sus comentarios de apertura en una reunión del comité ejecutivo”.

Mi respuesta: Pero muestra la verdad. 

Pregunta: ¿Por qué fue imposible lograr un gesto de buena voluntad? Dar a los países más pobres, digamos, la mitad de las vacunas. Perder ganancias, pero darles a ellos, ¿por qué no se pudo hacer? 

Respuesta: El ego no lo permitirá, ¿cómo se puede hacer? 

Esto llega en retrospectiva—porque los demás me empiezan a acusar, ahora tengo que justificar por qué no hice algo en esta o en la otra forma. 

Pregunta: ¿Ni siquiera la OMS lo pudo haber previsto? o ¿no entendieron cómo es la humanidad?  

Respuesta: No quieren entender. Bailan al son del dinero. 

Y cuando escriben después, también escriben en la cuenta de la OMS: ¿Por qué no reclamó la OMS, por qué no objetaron? 

¡No hay nada qué esperar de los países ricos, de su gobierno, de sus ministros de salud! ¡Piensan sólo en ellos! Y con razón, ¿quién pensará en ellos? Piensan en ellos. Tienen recursos, oportunidades, conexiones, todo. Y los países pobres, no.

Es lo que debería pensar la OMS —¡son la Organización Mundial de la Salud! 

Pienso que debería ser igual para todo el mundo. 

Pero es natural, este es nuestro mundo. ¿Por qué ahora nos estamos empezando a resentir? ¿está sucediendo ahora y nunca antes pasó? Ellos saben y entienden todo muy bien. Tienen los números, tienen todo. Y no determinan ningunas condiciones. 

Digamos que el 25% de las drogas que se compran fueran a los países pobres. Un impuesto adicional. 

¿Pero quién lo consideraría? Nadie lo aceptaría —¿quién es quién? 

Pregunta: Usted dice que la humanidad y el hombre, de una forma u otra, tarde o temprano, deberán llegar a darse cuenta del mal: que son egoístas. ¿Es este un avance de la realización del mal? 

Respuesta: No, no lo es, porque a nadie le importa. Nadie lo lamenta. ¡Nadie! 

Pregunta: Y ¿con qué se cuenta, cuando usted habla de unidad, de conexión, de amor, todo a lo que deberíamos llegar? ¿con qué se cuenta si somos así?

Respuesta: No veo que nadie renuncie a nada por otro. Al contrario, cuanto más nos desarrollamos, más duros e insensibles nos volvemos: “¡No renunciaré!” 

Pregunta: ¿Cuándo será el punto de cambio? ¿cuándo algo en mí haga clic?  

Respuesta: No es un punto de cambio. Será que estoy dispuesto a compartir con los demás, como cierta clase de impuesto adicional. Como lo que dije sobre el 25%, por ejemplo. 

Creo que debería haber un gobierno internacional que lidie con esas cosas. Habrá muchos problemas mundiales —clima y de todo tipo. Es decir, todos los problemas que tuvimos antes en todos los estados, en las zonas, etc., todos serán globales. 

Veremos claramente. Si hay un incendio en Australia, una clara consecuencia serán las inundaciones en China y Siberia, etc.  

Pregunta: ¿A dónde nos conduce esto?

Respuesta: Nos hace sentir dependientes de los demás. Así nos sentiremos. Sólo con sufrimiento. No hay nada que la humanidad pueda hacer. 

Pregunta: ¿Cuándo llegaremos al estado en que el mundo sea como una familia? ¿llegará con sufrimiento? ¿finalmente alcanzaremos ese estado?  

Respuesta: Creo que sí, porque no hay otra forma. Debemos completar la corrección del mundo. Ahora estamos entrando a un estado en el que gradualmente entendemos, pero muy muy gradualmente y de lejos, que somos un sistema común.  

Pero hasta ahora, nadie quiere tomarlo en cuenta. Necesitamos ciertas manifestaciones muy especiales de la naturaleza, para que todos nos demos cuenta de que estamos conectados, que nos encontramos en un bote y no en continentes ni países ni gobiernos ni naciones. Es donde necesitamos tomarlo seriamente.

Pregunta: ¿Dará la naturaleza a la humanidad, ciertos ejercicios de seguimiento? ¿y después algún otro hasta que lo entendamos? ¿piensa usted que así será?  

Respuesta: Sí. Esto nos enseñará gradualmente. Como resultado, entenderemos, ¡sentiremos! Lo principal es que sentimos y no sólo decimos que somos una familia —esos bellos lemas. Y sentiremos que somos realmente un todo único y común y que no podemos pensar en una parte de la humanidad, sin pensar en otra. Porque veremos a toda la humanidad como un organismo. No puedes cortar la mano aquí y reír y hacer carnavales por allá. 

Esta debería ser la sensación de todos. 

Y puede ser instantáneo. Cuando sientes que te pinchan, instantáneamente entiendes: “¡Suficiente! ¡estoy de acuerdo! Todo estará bien. 

Pregunta: ¿Cuándo?

Respuesta: Pronto, espero.
[278825]
De Kabtv “Noticias con el Dr. Michael Laitman” 21/ene/21

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: