Una emocionante aventura dada en este mundo

Si estoy dispuesto a otorgar al superior sin ninguna condición y rechazo toda duda, llego al estado de embrión espiritual. Quiero anular toda mi crítica. Pues, el embrión recibe nutrición de la sangre de la madre a través del cordón umbilical sin manera de controlar esa satisfacción y sin mente ni sensaciones. 

Nadie le pregunta si quiere eso o alguna otra cosa; simplemente se anula por completo y recibe todo el alimento del superior. 

Este es un ejemplo de cómo debemos ser en la espiritualidad- recibir todo lo que el superior da ¿pero y qué con nuestro ego con, el deseo de disfrutar? Lo queramos o no, necesitamos aceptar todo este mundo- simplemente en la forma de un feto. 

Todo lo que siento en mis sentidos es el superior y estoy obligado a aceptarlo, justificarlo. Y bendecirlo de manera que no exista nada excepto el Creador que determina todo. En lugar de todo este mundo, debo ver una fuerza superior, esto significará que entré en el estado de embrión espiritual. 

Y mi ego crecerá más y más durante nueve meses de embarazo y desarrollo, desde Maljut hasta Keter. Y encima de este creciente deseo de recibir, tengo que anularme más y más y asumir una nueva forma por encima de la crítica. 

La crítica indica que el embrión creció y ganó inteligencia y sensaciones. Pero lo anula para recibir más y más sangre del superior a través del cordón umbilical. Los nueve meses de desarrollo del embrión antes de su nacimiento espiritual es sólo anulación, anulación y anulación con respecto al mundo entero. Pues, el mundo entero es el Creador en relación a quien nos anulamos. Y es imposible lidiar sin un entorno. 

Esta es una aventura emocionante que se nos da en este mundo. No hay nada más en este mundo, excepto anularnos en relación con el superior de manera que nos eleve. Por lo tanto, abandonaremos el marco animal y entraremos en el marco humano, el cual nos define. Finalmente, el superior nos dio una oportunidad; nos anulamos ante Él y comenzamos a crecer. 

Alguna vez estuvimos en un alma, la cual después se fragmentó. Por eso, al trabajar en la conexión en la decena, en esencia trabajamos en el Kli global de Adam HaRishón que está roto sólo en relación con nosotros. Sólo nos parece que está roto. 

Por eso, no es terrible que no entendamos cómo lograr la forma de otorgar. El Kli común afecta a cada uno de nosotros y a todos juntos y con nosotros le da forma al alma, es decir, forma similar al Creador a pesar de que su base es el deseo de recibir. 

El punto del embrión espiritual es la anulación total de mi deseo de recibir. Y así, en el lugar donde me restrinjo y anulo, comienzo a sentir la parte opuesta de este punto, la cual es el Creador. Y este punto se aferra a la pared del útero del superior y me permite seguir desarrollándome en la forma de otorgamiento.
[285726]

De la lección diaria de Cabalá 4/ago/21. “Ibur (concepción/gestación) y Yeniká (Amamantamiento/lactancia)”

Material relacionado:
Un rey que mata y da vida
Orgullo humillante y gran auto anulación
Anulándome por primera vez

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: