“Y comieron los productos de esta tierra”

Y los hijos de Israel acamparon en Gilgal e hicieron el sacrificio de Pésaj el día catorce del mes, por la tarde en los llanos de Jericó.

Y comieron del grano de la tierra el día de Pésaj, tortas sin levadura y grano tostado, ese mismo día.

Y cesó el maná al día siguiente, cuando comieron del grano de la tierra; ya ni los hijos de Israel tenían maná; y comieron del producto de la tierra de Canaán ese año. (Josué 5: 10-5: 12)

Los hijos de Israel ya no reciben alimento de Biná, el nivel más alto. Deben ganar esa satisfacción, esos poderes, por ellos mismos.

Por eso se dice que comieron los productos de la tierra, es decir, la combinación de las propiedades de Maljut y Biná. Al usar las propiedades de recibir y dar, pueden combinarlas para que la tierra produzca alimentos.

Pregunta: ¿En el desierto no lo hicieron, pero aquí, ya combinan esas cualidades?

Respuesta: No hay propiedad de Biná en el desierto. Por eso, sólo MAN cae allí. Y cuando la gente llega a la frontera con la tierra de Israel, tienen la oportunidad de recibir la propiedad de Biná (otorgamiento), mezclarla en la proporción correcta con las propiedades de Maljut (recepción) y producir alimentos desde la tierra.

Es decir, ellos mismos deben corregir sus deseos, pero, por supuesto, con la ayuda de Biná, con la ayuda de la fuerza superior, del poder del Creador.

Pregunta: Pero, para cosechar, ¿necesitan cultivar la tierra y pedir lluvia?

Respuesta: Sí, es un sistema completo de trabajo con nuestro deseo, para que pueda dar fruto. Tomo los deseos egoístas, los corto para que sólo queden deseos que puedan usarse para otorgar y amar a los demás. Luego produzco todo lo que la tierra produce, en bien de los demás. Y así lo hacen todos en la tierra de Israel.

Si trabajo con la intención del bien de los demás, cultivo la tierra, es decir, cultivo mi ego, para que de ella brote el altruismo, que le doy a los demás, así cumplo la condición de vida en la tierra de Israel.

Pregunta: ¿Y luego vienen las lluvias?

Respuesta: No sólo eso. La tierra siempre da frutos. Y cuando llegan las lluvias, cuando aparece humedad en ella –Biná- y da frutos que antes no conocían, como en el caso de los exploradores que vieron enormes racimos de uvas en la tierra de Israel.

La humedad en la tierra sólo aparece si la gente no usa su intención egoísta.
[284981]
De Kabtv «Secretos del libro eterno» 5/jul/21

Material relacionado:
En conformidad con la Tierra de Israel
Ser dignos de la tierra de Israel
La tierra de Israel produce frutos de altruismo

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta