De formación a formación

Comentario: A lo largo del desarrollo de la humanidad, dos grupos de personas, las exitosas y las débiles, han tratado de reconciliarse, pero no ha resultado nada. Los fuertes, por supuesto, siempre tienen éxito y los débiles no pueden. En consecuencia, los fuertes llegan al poder y usan a los débiles. La legislación de todos los países trabaja para los fuertes sin proteger los intereses de los débiles.

Mi respuesta: Esto conduce a todo tipo de revoluciones y como resultado, los fuertes ceden ante los débiles. Los fuertes se ven obligados a alimentar a los débiles y a ayudarlos porque si los débiles se levantan, destruirán a los fuertes. Todo es una espada de doble filo.

Así, la sociedad llega a un estado relativamente equilibrado. Naturalmente, si nací en una familia rica y poderosa, tengo un destino diferente al de alguien que nació, incluso quizás con mejores tendencias, pero en una familia de trabajadores agrícolas. Aún hay mucho que depende de las diferentes condiciones sociales. Sin embargo, en principio, el hombre se maneja a sí mismo, no podemos hacer nada al respecto.

Por tanto, en nuestro mundo, en este plano, de nada sirve buscar la justicia. Nunca la tendremos aquí. Podemos inventar todo tipo de leyes, pero no cambiaremos nada.

Ve las leyes injustas que tenemos: todo el mundo tiene que trabajar ocho horas al día. Pero es imposible exigir las mismas horas de trabajo a cada uno.

Si la naturaleza me creó ágil, fuerte y rápido, haré un millón de cosas en ocho horas y ganaré mucho. Y el otro que es holgazán, no muy listo y apenas se mueve, no ganará su pan de cada día ni en diez horas.

Debemos entender que la naturaleza nos creó diferentes por algún propósito específico y no para que los fuertes exploten a los débiles.

Obviamente, es en la combinación correcta entre todos, que llegamos a un denominador común, una perfección común. Además, la mayoría no se distingue por una gran mente ni por cualidades especiales ni por agudeza.

Pregunta: ¿Por qué hay tal desequilibrio en la relación porcentual?

Respuesta: Según la pirámide de la sociedad humana. En la parte inferior hay una masa más o menos general, que, por naturaleza, tiene pequeños deseos y necesidades y, en consecuencia,  menos impulso, en todo lo demás. Y no me refiero a su origen porque un estúpido y vago holgazán, puede nacer en una familia exitosa.

Me refiero al poder del deseo, a las habilidades. Nacen muy pocas de las personas que están en la cima de la pirámide. Cuando esta pequeña parte explota a la gran masa, resulta que por un lado son más fuertes, pero, por otro lado, son menos.

Aquí es donde surgen la dependencia mutua y el desequilibrio mutuo. ¿Cómo equilibrarlo? Es la base de todas las teorías sociales. De esta manera, dependiendo de la cantidad de egoísmo que se despierte, tanto en la parte superior como en la inferior de la pirámide, la humanidad pasa de una formación a otra.
[286568]
De Kabtv «Close-up«

Material relacionado:
«¿Por qué la envidia es mala?» (Quora)
Haaretz: «Historia de la explotación – y por qué debe terminar»
“¿Cómo cambiará la sociedad después de la crisis del coronavirus?» (Quora)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: