Déficit de benevolencia

Si nos esforzamos por regresar al estado que existió  antes de la ruptura provocada por el Creador, revelamos un poder superior dentro de nuestra unidad. Por eso, la ciencia práctica de Cabalá, está enteramente basada en la conexión. Es desde este punto de vista que debemos considerar toda nuestra vida y especialmente lo que nos está sucediendo. 

En nuestra llamada, última generación, todas las fuerzas de la naturaleza comienzan a actuar contra nosotros, en todos los niveles del mundo moderno. Eso está destinado a revelar la futilidad de todos nuestros intentos de corregir la vida en los niveles, inanimado, vegetal y animal en los que vivimos. La corrección debe ser precisamente en el nivel humano, de manera que el amor cubra todas las transgresiones. 

Sólo así podremos llegar a la vida espiritual, sólo si nos corregimos y la establecemos al conectar todas nuestras partes opuestas y separadas. El mundo espiritual comienza a abrirse entre nosotros y la naturaleza nos empuja allá. Si no estamos de acuerdo en vivir como animales, que viven hoy sólo para morir mañana, sino que queremos lograr la inmortalidad y perfección, sólo sucede en el grado espiritual y no en los niveles, inanimado ni vegetal ni animal, 

El nivel espiritual puede ser revelado sólo dentro de nuestra conexión, es decir, cuando nos elevamos por encima de nuestra naturaleza inanimada, vegetal y animal para tomar los deseos del nivel humano, rotos y divididos por el odio y el rechazo mutuo y hacemos esfuerzos por llevarlos a la unidad. 

Y, basados en esta diferencia de potenciales entre el rechazo debido a la división en el nivel humano y la conexión que podemos lograr, dentro de la tensión que surge entre esos dos niveles, el resultado de nuestros esfuerzos se manifestará como ventaja de la luz sobre la oscuridad, es decir, la ventaja de la conexión cobre el rechazo. 

Y podremos entender el mundo espiritual, la fuerza espiritual, es decir, el Creador, revelado entre nosotros, de acuerdo con la medida de nuestra unidad y amor por encima de todos los rechazos y guerras. 

Por eso, mientras la humanidad se desarrolla, más y más fuerzas de separación y estados de reconocimiento del mal son revelados. La civilización moderna no carece de nada, excepto de relaciones buenas y correctas entre nosotros. Fácilmente podremos ajustar tanto la vida corporal como nuestra vida espiritual del mejor modo. 

Esta es la meta final de nuestra existencia. Y todos los problemas y obstáculos, personales y generales, que están creciendo día con día, están diseñados para mostrarnos la necesidad de reconocer el mal. Será claro que toda nuestra felicidad e infelicidad depende sólo de nuestra conexión o distanciamiento, que determina todo lo que sucede en la naturaleza. 

Por eso, extinguir incendios, plantar árboles y todas las medidas no nos ayudarán. Sólo con nuestra conexión podemos afectar de forma favorable a la naturaleza. Y al alejarnos unos de otros, destruimos todo el entorno. O sea, desde el nivel humano, influimos en el mundo inanimado, plantas y animales. 

La humanidad tendrá que aprender de la nueva ciencia -la sabiduría de la Cabalá- que al conectarse o distanciarse, influimos en el universo entero, todo lo que sucede en la Tierra: tifones, calor y frío extremo, planetas y estrellas. Al final, todo depende sólo del grado de conexión y distancia entre la gente. 

Aún tenemos que entender esta nueva ciencia, hasta qué grado podemos, con nuestras propiedades internas, causar que el universo entero sea un mundo bueno y armónico. Esta es la ciencia de la generación del Mesías, el final de la corrección; al grado en que podemos corregirnos a nosotros mismos, veremos esos fenómenos en el mundo a nuestro alrededor. 

Es necesario entender que absolutamente nada en la naturaleza a nuestro alrededor en el macrocosmos y microcosmos, puede cambiar excepto como resultado de la conexión o distancia entre la gente. Es muy importante dirigir correctamente tus pensamientos y deseos y entender que todo depende de esto. 

Al principio, carecemos de sensibilidad para revelarlo. Pero si comenzamos a pensarlo más y más, como en cualquier profesión, las sutilezas en la percepción nos permitirán sentir cómo funciona todo en realidad. 

El nivel humano está por encima del inanimado, vegetal y animal, por eso, sólo con nuestra unidad, podemos llevar al universo entero y especialmente al planeta Tierra y sus alrededores a completar el equilibrio en todos los niveles.  

La fortaleza de nuestra unidad es la maquinaria que nos ayuda a avanzar hacia el mundo del bien absoluto, unido con conexiones positivas.
[287034]
De la 1ra parte de la lección diaria de Cabalá 4/sep/21, “El Creador se revela en nuestra conexión” 

Material relacionado:
¿Qué lecciones nos está preparando la naturaleza?
La naturaleza nos habla a través del coronavirus
¡Escucha lo que yo, la naturaleza, te digo!

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta