Si queremos sentir al Creador

En el tesoro del Creador hay todo, excepto temor al Creador, debemos crearlo dentro de nosotros mismos. Necesitamos convertir nuestro deseo egoísta en temor y entender que si el Creador no nos hubiera construido como Kli, nunca llegaremos al otorgamiento.

Los temores son diferentes. Uno teme al banco por sus grandes deudas, el otro es un hooligan y teme a la policía,  todos tenemos miedo de las opiniones de otros, lo que otros dicen de  nosotros. Estamos comprimidos en un marco rígido que dicta las condiciones de nuestra vida, así vivimos. 

Pero precisamente esta presión de la naturaleza inanimada, vegetal, animal y de la gente es lo que me permite sentirme vivo. Si no sintiera sus reacciones, no sentiría este mundo. Por una parte, siento la carga de la presión de otros y del entorno y por otra parte, esta presión determina el lugar de mi vida; de otra manera no lo sentiría. 

Por eso,si queremos sentir al Creador, necesitamos sentir que Él nos presiona y qué presión podemos aplicar en Él, en respuesta, es decir, entrar en una relación mutua. 

Tenemos miedo a todo: problemas en la escuela donde estudian los hijos, a la policía, doctores, jefes en el trabajo, coronavirus y miles de otros problemas que pueden caer sobre nosotros. Pero nosotros mismos no entendemos que ese miedo nos anima. 

Pues, en esencia, nos dirige un deseo primitivo de disfrutar y sólo querer divertirnos. Si sentimos que el entorno constantemente nos presiona y nos da forma, sentimos que estamos vivos en este mundo. 

Pero si queremos estar en otro mundo, en un mundo superior, debemos intentar desarrollar Kelim para su percepción. En nuestro mundo tememos a la naturaleza inanimada (clima, huracanes, etc.), a la vegetal (lo relacionado con cosecha y comida), a la animal y a la gente. Al final, sentimos que vivimos con miedo, a causa de la presión que se siente a nuestro alrededor, pero ni siquiera nos damos cuenta. 

Este miedo determina la imagen de nuestra vida, la forma del mundo, la existencia. Si la presión del entorno desaparece y no siento que necesito a otros, que los quiero o les temo, dejaré de sentir la realidad. Y así, no sentiremos al Creador. Por eso, necesitamos desarrollar miedo o sensibilidad hacia el Creador. 

Si queremos sentir otra realidad, llamada, mundo superior, otros mundos: Asiya, Yetzirá, Beriá, Atzilut, Adam Kadmon, el mundo del infinito, todo el tiempo tengo que cambiarme a mí mismo, preguntar qué deseos, qué miedos y determinaciones debo tener con respecto al entorno externo. , 

Los cabalistas dicen que no tenemos nada de qué preocuparnos porque el Creador es el bien que hace el bien. No tenemos nada qué temer. Hay sólo un problema: si queremos sentir Su bondad, debemos construir un Kli apropiado para hacerle bien a Él. Y de acuerdo a la equivalencia de nuestras cualidades, sentiremos al Creador y veremos que no hay ningún estado mejor que ese. Nos traerá confianza, placer y satisfacción; sólo necesitamos tratar al Creador de forma amable. 

Una vasija para sentir el mundo superior, el Creador, es el temor del Creador. Pero no tengo nada qué temer del Creador, porque Él no me hará nada malo. Soy sólo yo el que me daño a mí mismo con mi egoísmo. Dependiendo de si elijo una inclinación mala o una buena inclinación, la luz que llega desde el Creador me parecerá luz u oscuridad. Todo depende de mí. 

Si entro al tesoro real con una vasija adecuada, en ella puedo recibir parte de la luz y cada vez más y más. El Creador quiere darnos todo Su tesoro, toda la luz infinita dentro de nosotros, es decir, que ascendamos por las escaleras hacia el mundo del infinito.
[289164]
De la 1a parte de la lección diaria de Cabalá, 28/oct/21, Baal HaSulam, Shamati 38 “El temor a Dios es su tesoro”

Material relacionado:
Cómo sentir al Creador, parte 7
¿Por qué no podemos sentir la esencia del Creador?
¿Cómo puedo sentir que el Creador es mi socio?

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta