“¿Cómo arreglamos el mal o las cosas que están mal?” (Quora)

Michael Laitman, en Quora: ¿Cómo arreglamos el mal o las cosas que están mal?”  

La puerta siempre está abierta para que cualquiera cambie, para que mejore y se vuelva parte útil de la sociedad. Incluso la gente que ha cometido los peores crímenes hacia la sociedad humana y no hablo sólo de asesinar o robar a una o varias personas, es lo que escucho a diario, sino, incluso, a aquellos considerados malvados del mundo, tendrán un momento de despertar donde entenderán lo que hicieron y desearán cambiar. 

Tomemos, por ejemplo, el caso de Adolf Hitler, que implementó asesinato masivo y genocidio dentro de su propio país y también la devastación de toda Europa. Esos individuos no tienen ningún libre albedrío. La providencia superior les guía para que hagan esas atrocidades y ni ellos mismos tienen idea de lo que hacen. 

En encarnaciones posteriores, tendrán que reconocer el daño que hicieron a la humanidad. Está dicho de ellos que “el corazón de ministros y reyes está en las manos del Creador”. Es decir, hay una providencia superior que guía el desarrollo humano y hay tiempos en los que la humanidad necesita experimentar golpes y el gobierno superior -que puede ser llamado “Creador”, “naturaleza” u otros muchos nombres- actúa a través de cierta persona como Hitler, para implementar cierta cantidad de sufrimiento, que la humanidad necesita experimentar en su desarrollo. 

También hay gente que trae el bien al mundo, desafortunadamente, apenas si llega algo de bien a nuestro mundo, pero eso esos ejemplos son mucho más raros. 

Sin embargo, si discutimos felonías para la sociedad, de gente ordinaria aquí y allá, siempre tiene la habilidad de elevarse por encima de sus inclinaciones de división y volverse contribuyente útil para la sociedad.  

Si tomamos a los asesinos seriales como un ejemplo extremo, aún son asuntos complicados de entender, porque para entenderlos completamente, necesitamos entender cómo funcionan las encarnaciones. Por ejemplo, una persona a la que alguien daña en esta encarnación, podría volverse su hijo en una futura encarnación y tendrá que cuidarla. 

Simplemente carecemos de herramientas de percepción para entender el sistema completo del que somos partes. En nuestro mundo, no tenemos elección excepto juzgar a la gente de acuerdo a sus acciones específicas en tiempos específicos, porque no tenemos ninguna otra manera de evaluarla. Más aún, tenemos que sostener cierto equilibrio en la sociedad humana y no dejar que la maldad salga demasiado a la luz. 

Aun así, para percibir la verdad en la naturaleza, tenemos que ver su inicio y su fin. Y en esos asuntos, no hay nadie tan sabio como el experimentado. Hay gente que logra acceder a la percepción del orden de la realidad y a cómo deben desplegarse los estados futuros, hasta su estado final. Y también puede ver lo que sucedió en todos y cada uno de los rincones del desarrollo humano, entender la razón y el propósito detrás de cada forma de sufrimiento y en correspondencia, puede justificar cada evento que ha tenido lugar en la historia. 

Sin esa percepción, operamos dentro de nuestras estrechas percepciones en este mundo. Es muy difícil entender y estar de acuerdo con lo que digo aquí, para ponerlo de la forma más simple posible, si ganamos la plena percepción y sensación de la realidad, si vemos la naturaleza de principio a fin, podremos, literalmente, justificar  todo lo que ha sucedido. 

Por eso, enseño y propago la sabiduría de la Cabalá. Es una sabiduría que nos guía para lograr la percepción total de la realidad. Al hacerlo, sabremos cómo vivir nuestra vida sin cometer errores y libres de las explosiones terribles. Ganaremos las herramientas para construir una sociedad armónica y pacífica, donde habite en todos un elevado sentido de unidad y amor. Además, veremos exactamente por qué ciertas personas nacen con ciertas inclinaciones. 

Nadie es culpable por tener ciertas inclinaciones. Justo como algunos aspiran  a ser científicos y otros aspiran a ser músicos, etc., de la misma manera algunos tienen inclinaciones que la sociedad considera malvadas, como matar y robar. Si desarrollamos cierta sensibilidad hacia las inclinaciones precisas que tienen diferentes personas. Podríamos guiarlas para canalizar su energía de forma que beneficien a la sociedad. Por ejemplo, podríamos canalizarlos para pescar peces en lugar atrapar personas, que trabajen como carniceros, que corten gente, pero como cirujanos y para sanarla, en lugar de acuchillarla hasta la muerte o robarle a nuestro ego para dárselo a otros, en lugar de robar a otros para ganar nosotros de forma egoísta. En general, estamos hechos de deseos de disfrutar y el gozo depende de los valores y ejemplos de la sociedad que nos formó. 

Tenemos que entender que la naturaleza implanta inclinaciones en nosotros y no debemos ser castigados ni señalados por tener ciertas inclinaciones. En su lugar, la sociedad tiene que juzgar a cada uno, de acuerdo a sus inclinaciones y al grado en el que los dirigimos hacia el beneficio de la sociedad, pasamos por ciertas correcciones. Y gradualmente llegaríamos a ver que todas y cada una de las inclinaciones existen para que busquemos dirigirlas a un propósito positivo. 

Dirigir nuestras inclinaciones hacia propósitos positivos, depende de tomar valores y ejemplos que la sociedad nos inculca. Por ejemplo, si una persona tienen  la inclinación de matar y crece con ejemplos de los medios y el entretenimiento que consume, junto con los valores  competitivos y despiadados de “cada uno ve por sí mismo” e impulsos de división que promueven que el odio florezca, esa persona es más probable que use esta inclinación de forma negativa y destructiva. 

Pero si los valores sociales y ejemplos que la envuelven fueran enriquecidos con ejemplos positivos de gente que busca el beneficio de otros y de la naturaleza, por encima de su propio beneficio, con los medios y el entretenimiento esforzándose por promover esos valores y además si nuestro sistema de educación cambiará, de formarnos para competir de forma materialista, a cooperar mutuamente y tratar de conectarnos positivamente por encima de nuestros impulsos de división, la gente con inclinación a matar, también buscaría usar esa inclinación  para servir mejor al entorno social positivo que lo abraza. 

Todos nacemos con diferentes inclinaciones, si cada uno apoya al otro para elevarse por encima de ellas, para relacionarnos con otros positivamente, entramos a una nueva red de conexiones, con la fuerza de conexión positiva de la naturaleza que nos sostiene a todos juntos. Podremos encontrar nuestro lugar óptimo en la sociedad y podremos, cada uno, vivir de manera plena y perfecta. Incluso nuestras peores inclinaciones -matar, violar y robar- encontrarían una experesión positiva, ya que buscaríamos cómo usarlas para contribuir positivamente a la sociedad. 

Basado en el programa “Pregúnta al Cabalista episodio 11: Cómo corregir inclinaciones malvadas” con el cabalista Dr. Michael Laitman y Joseph (Asaf) Ohayon. Escrito/editado por estudiantes del Cabalista Dr. Michael Laitman.

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta