Recordatorio de ser una nación

Y fue después de esto que murió Josué hijo de Nun, siervo del Señor, a la edad de ciento diez años.

Y lo sepultaron en el límite de su heredad en Timnat-serah, que está en el monte Efraín, al norte del monte de Gaas.

Y los huesos de José, que los hijos de Israel habían sacado de Egipto, los enterraron en Siquem, en la parcela de tierra que Jacob compró a los hijos de Hamor, padre de Siquem, por cien piezas de dinero; y llegaron a ser herencia de los hijos de José.

Y murió Eleazar hijo de Aarón; y lo sepultaron en el collado de Finees su hijo, que le fue dado en el monte de Efraín. (Profetas, Josué, 24: 29-30, 24: 32-33)

La Torá se refiere a búsquedas y movimientos espirituales. No hablamos de los huesos de José, que los hijos de Israel sacan de Egipto, sino de que el hombre toma con él una dirección, una filosofía de vida. Lo que recibe de sus antepasados ​​lo dirige en la vida, le muestra cómo seguir adelante.

Por lo tanto, cuando está escrito que llevaron los huesos de José de Egipto, quiere decir que la gente guardó lo básico de José todo el tiempo.

José es la Sefira Yesod. Su base es la unidad. Por eso, los hijos de Israel llevan un recordatorio todo el tiempo de que deben ser una sola nación.

Pregunta: ¿Por qué hoy no llevamos realmente “los huesos de José”?

Respuesta: Espero que comencemos a comprender que, lo necesitamos. Dado que Joseph (de la palabra «Osef» – «reunir») simboliza la conexión, podremos reunir todas nuestras fuerzas, intenciones y aspiraciones y finalmente comprender que tenemos una meta y solo cumpliéndola alcanzaremos y rápidamente lo que se nos ordena.
[289317]
De Kabtv «Secretos del Libro Eterno»  6/sep/21

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta