Una revisión del alma

En cada paso, antes de cada corrección, debemos sentir nuestra deficiencia. Todos emanamos del pecado de Adam HaRishón, de la ruptura. Como si estuviéramos conduciendo un automóvil y de pronto se fragmentara en pedazos: las ruedas y el volante cayeran, la maquinaria se rompiera. No sólo se rompen, se caen hechos pedazos. En lugar de un automóvil, terminas con una pila de escombros.

Y ahora necesitamos revisar cada pieza y averiguar cómo ensamblarlas una vez más. Revisamos cada parte con la intención de otorgar, es decir, si está dispuesta a conectarse con otras partes y convertirse en un automóvil funcional una vez más. Con las partes que están dispuestas, comenzamos a ensamblar el auto, revisando qué se ajusta y qué no y cómo puede todo ser ensamblado. Este es nuestro trabajo práctico.
[289703]
De la 1a parte de la lección diaria de Cabalá 9/nov/21, Baal HaSulam, Shamati 54 «El propósito del trabajo-1»

Material relacionado:
La ley del Amor en el sistema de Adam HaRishón

La base del trabajo espiritual
Ensamblando al mundo partiendo de sus partes rotas

 

 

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: