«Y le di a Isaac, a Jacob y a Esaú»

Profetas, Josué, 24: 4: Y le di a Isaac, a Jacob y a Esaú; y le di a Esaú el monte Seir para que lo heredara; y Jacob y sus hijos descendieron a Egipto.

Los caminos de Jacob y Esaú tuvieron que dividirse en dos direcciones, pues interferían entre sí. Si caminaran juntos, no podrían comprender al Creador. Por eso, el Creador les dio satisfacción, le dio a Esaú el monte Seir y llevó a Jacob a Egipto, para que pudiera reunir allí todos los deseos, pesados ​​y egoístas, que le faltaban para avanzar en serio hacia la meta.

Pregunta: Resulta que Jacob parece desarrollarse, pero Esaú no, ¿cierto?

Respuesta: Esaú no necesita desarrollarse. Hablamos de un deseo que prácticamente no debería desarrollarse. Pero es fuerte y serio. Es el deseo egoísta de alcanzar al Creador sin corregirse a sí mismo.
[288912]
De Kabtv «Secretos del Libro Eterno» 9/jun/21

Material relacionado:
Esaú y Jacob: Una batalla por el liderazgo
Israel ante los ojos de Jacob
El lenguaje especial de la Torá

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: