Naturaleza humana: todo es para mi beneficio

Hay solo dos fuerzas en el mundo: la propiedad de recepción y la propiedad de otorgamiento. 

La propiedad de recepción está en todos los niveles de la naturaleza: inanimada, vegetal, animal y humana. Vemos todas sus manifestaciones. 

No vemos la verdadera propiedad de otorgamiento en absoluto, es como si no existiera. Esto es lo que se manifiesta como la fuerza superior, el poder del Creador, el cual anima todo y controla todo; pero no lo sentimos. 

Vemos solo fuerzas egoístas, cada una dirigida en cierta dirección, para su propio beneficio. Esta es la naturaleza de nuestro mundo. Su fortaleza interior, la fuerza del Creador, que da energía a la materia. No es una fuerza de la que podemos hablar, captar ni medir. 

Las acciones espirituales difieren de las materiales en que no son en beneficio de la persona que las produce. 

Por eso, si una persona hace algo, debe ser hecho para sí misma. Si se le dice: “hazlo, pero no en tu beneficio”, no podrá hacerlo. Incluso si está en un cierto marco y hace algo para no ser castigada, de todas formas la beneficiará. 

Son acciones inherentes a nosotros, porque no tenemos otras propiedades que correspondan: las propiedades de otorgamiento, amor desinteresado, lo que no da beneficio a la persona que las hace. 

Es decir, además de acciones egoístas, donde claramente entiendes que lo haces solo para ti mismo, también hay acciones espirituales, altruistas no para ti mismo, no están  dirigidas a ti ni regresan a ti. 

No puedo hacerlo pero, gradualmente con ayuda de ciertas habilidades, puedo dominar esta naturaleza y atraer la fuerza altruista superior, que al actuar en nosotros, nos da la oportunidad de también actuar así, no para nosotros mismos.
[291109]
De Kabtv “Estados espirituales” 7/dic/21

Material relacionado:
Cambiar la naturaleza humana
La base de la naturaleza humana
Nueva Vida #1087 – Educación para cambiar la naturaleza humana

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta