La cima de la vida y su decadencia

Pregunta: Baal HaSulam escribe en sus artículos que se llega a la sensación de vacío interno al final de la vida y se deja este mundo en desesperanza e impotencia interna: “¿Por qué, para qué?” Y ¿qué le sucede con este entendimiento cuando el cuerpo muere? 

Respuesta: Nada. Sólo se desespera. Además de la vida animal usual, la pregunta aparece: “¿Para qué, por qué?” Esta sensación del fin está conectada con el punto en el corazón, con el micro-deseo que tenemos y al desarrollarlo, podemos sentir el siguiente mundo, más elevado, el universo general. 

Pregunta: ¿Es este deseo lo que le da al hombre el temor a la muerte? 

Respuesta: No, los animales también temen a la muerte. También tratan de evitarla, pelean con todas sus fuerzas para sobrevivir. Pues, los animales, justo como los humanos, gradualmente se debilitan y fallecen. Cuando sienten que la muerte se acerca, se alejan de los otros, se van y mueren. En la naturaleza, prácticamente nunca vemos esas escenas, pero así sucede. 

Igual con el hombre. Quiere alejarse del mundo porque cuando es viejo ya no lo percibe, quiere vivir tranquilo en su esquina hasta dejarlo completamente. Sucede así, porque, gradualmente pierde contacto con el mundo, sus órganos sensoriales ya no funcionan como antes. 

Pregunta: ¿Por qué es así? ¿por qué en el transcurso de la vida se va cuesta abajo? 

Respuesta: Después de cuarenta años, la vida se va apagando. Su cima está en el periodo entre los treinta y los cuarenta años. Hasta la edad de treinta, intentamos identificarnos con nosotros mismos. Entre treinta y cuarenta nos realizamos. 

No hablo de científicos ni de compositores ni de personalidades creativas que siguen haciéndolo. Incluso hay gente que con sus cualidades especiales llegan a su más alto desarrollo a los sesenta años. Los científicos, por ejemplo, acumulan enorme información y conocimiento por sesenta años ¿a dónde irán? No hay retiro para ellos. 

Pero una persona ordinaria, que sólo sirve a su cuerpo, a su vida ordinaria,  después de cuarenta años siente que no prácticamente ya no hay nada por qué esforzarse, sólo le preocupa seguir viviendo en calmada, sólo vivir y gradualmente desvanecerse.
[291190]
De Kabtv “Close-up. El misterio de la esfinge” 5/feb/10

Material relacionado:
Encuentra el sentido de la vida
Nada existiría sin la Luz
Vida y muerte, parte 4

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta