Siempre adelante, ni un paso atrás

Sin nuestra unidad, no podemos alcanzar ni revelar al Creador. Pues el Creador es revelado como el punto central de nuestra unidad de donde viene todo y a lo que todo debe regresar. 

La grandeza de los amigos es primero el hecho de que el Creador los eligió. Es decir, fueron elegidos por el Creador. 

Segundo, veo que buscan la misma meta. Es decir, el Creador les dio un deseo que valoro y aprecio. 

Tercero, los amigos pueden ayudarme, no puedo lograr mi meta sin ellos. Sin ellos, no soy absolutamente nadie ni nada. Todo lo que puedo recibir para alcanzar al Creador viene solamente de ellos. 

Por lo tanto, al recibir de ellos todas las cualidades, intenciones y anhelos, puedo llegar al Creador. Yo mismo no tengo nada con qué llegar al Creador. Estoy completamente desconectado del Creador con mis cualidades y pensamientos. 

El grupo es el conector que me conecta al Creador. Sin el grupo, no puedo adherirme al Creador. Para mí es como la placenta para el feto. El lugar para un feto en el útero. El feto no puede adherirse al  útero en sí. Primero debo adherirme a la placenta y después al útero gracias a ella. El útero es un órgano femenino y la placenta conecta al feto con el útero. 

El Creador es el vientre espiritual y todo el organismo superior y la placenta, que conecta el alma en crecimiento con el Creador, es el grupo. Por eso, si no me adhiero al grupo, a los amigos y no me conecto con ellos en un todo común, no tengo conexión con el Creador y ninguna oportunidad de llegar a Él en el futuro. 

Por lo tanto, hay sólo una solución:siempre hacia adelante y ni un paso atrás.
[292055]
Del Congreso Internacional “Elevamos por encima de nosotros mismos” 8/ene/22, “Extraemos la grandeza de la meta de los amigos”, lección 4

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta