entradas en '' categoría

Todos somos egoístas según la Cabalá

Comentario: Todos somos egoístas. Pero el ego de algunos está hecho de tal modo, que francamente se regocijan si alguien más recibe golpes.

Mi respuesta: ¡Así es el ego! Nadie tiene la culpa. Pero admitir que eres así es muy doloroso. Pero en el fondo, no nos importa en absoluto lo que sucede a un milímetro de nosotros, con los demás. Y si está peor, yo me siento mejor. Así es el ego.

Cuando esos eventos ocurren y siento que el ego se despierta en mí, debo entender que es malo en mí y me gustaría, de alguna manera, deshacerme de él, corregirlo.

No debes regocijarte de los problemas de los demás. La gente no entiende que se hace daño a sí misma.

 

Descubre más Crecimiento sano del ego

 

Entrégate a un buen futuro

Pregunta: ¿Cómo se relaciona el cabalista con el mundo?

Respuesta: Como una mamá gallina cariñosa.

Pregunta: Usted dijo que los más sensibles y los más desarrollados reciben más golpes, ¿Por eso hemos visto a lo largo de la historia que los cabalistas han sido perseguidos y sufrido varios golpes?

Respuesta: Sí, así es. Pero también se les enviaron golpes para obligarlos a desarrollarse más rápido. No hay escapatoria, el desarrollo en la mayor parte de la historia todavía estaba bajo la influencia del sufrimiento.

Hasta ahora comenzamos a entrar en un período de desarrollo consciente y podemos entender por qué se da el sufrimiento, de dónde viene y cómo podemos seguir con él. Por eso, cuando actuamos conscientemente, en lugar del sufrimiento que nos empuja, comenzamos a acercarnos a un buen futuro.

 

Descubre como se   Alcanza la cima del desarrollo

 

¿Por quién orar?

Pregunta: ¿Cuál es la diferencia entre la oración en grupo y la oración individual?

Respuesta: No hay oración grupal ni individual. Siempre rezas a través de los demás y para los demás. No hay otra oración.

La oración por uno mismo no da nada, es solo una voz que clama en el desierto.

Comentario: Pero generalmente oramos por nosotros mismos.

Mi respuesta: No hay nada que decir al respecto. Los amigos que vienen a nosotros, al principio, lo hacen así. Pero son recién llegados y la luz lo toma en cuenta. Luego, gradualmente la luz los lleva a un estado en el que sienten que sus oraciones deben ser para la conexión, a través de la conexión y sólo en la conexión, para perderse en la unidad global.

 

Conoce más…  El infinito poder de la plegaria

 

La luz de la que habla Cabalá y sobre la que escribió Ari

Pregunta: ¿El placer es una especie de sustancia espiritual?

Respuesta: El placer es satisfacción que nos da la energía Superior.

Incluso a nuestro mundo, llega de arriba. La vida que hace girar átomos, une moléculas y permite todas las transformaciones químicas y biológicas que nos dan satisfacción y acercan a la espiritualidad, en Cabalá, todo esto se llama luz.

Pregunta: La luz de la que habla Cabalá y sobre la que Ari escribe al principio de su libro El árbol de la vida y la luz de la que habla Einstein como una especie de sustancia en su teoría de la relatividad, ¿son estos conceptos inequívocos?

Respuesta: En nuestro mundo también, la luz es el fundamento de la vida. Pero es consecuencia de la luz espiritual en el mundo material, porque nuestro mundo fue construido como una huella del mundo superior.

Luz es la energía espiritual más elevada de la que una pequeña chispa irrumpió en nuestro mundo, en nuestro universo vacío e hizo nacer todo lo que existe, todo lo que sabemos y aún no sabemos.

 

Leer más…   Luz de la Tora

 

Lo que queda de la Judea Antigua

La antigua Judea es un reino que existió durante ochocientos años.

¿Qué queda de ella? ¡Nada! Durante las excavaciones, solo se encontraron casas de oración, los lugares donde se reunía la gente, y nada más. ¿Dónde están todos los enormes edificios, monumentos arquitectónicos y escritos de esa cultura?

¡Mientras que en la antigua Grecia hay mucho que ver! Los antiguos estadios donde se celebraban los Juegos Olímpicos, el Monte Olimpo. Aunque parece que esta montaña solo tiene entre setecientos y ochocientos metros de altura, todo esto son piedras, pero se mantienen.

También en Roma. A pesar de la caída, el Coliseo, el Arco, las puertas romanas, etc, permanecieron. Es así en muchos lugares del mundo. ¡No hay nada allí! Porque no había nada.

No se construyó nada parecido en Judea, excepto el Templo. El Templo también era tal que no había nada que ver. Un espacio muy pequeño: un patio para los hombres, un patio para las mujeres, un patio para las naciones del mundo, unas pocas habitaciones interiores, y eso era todo. Se ha conservado el plano del Templo.

Incluso hay un plan para el futuro, un Tercer Templo. Pero en realidad, debe construirse espiritualmente, por lo que también se conoce su arquitectura terrenal.

 

Descubre la Contrucción del templo espiritual

 

Desarrollo de los deseos

Pregunta: ¿De dónde viene la fuerza de la vida?

Respuesta: Hay dos fuerzas en la naturaleza: la fuerza de otorgamiento y amor y, opuesta a ella, la fuerza de recepción, absorción y consumo.

Todas las partes de la naturaleza se construyen sólo con la fuerza del consumo para sí mismas, para su propio beneficio, dependiendo del tamaño del deseo. Hay objetos con un gran deseo. Consumen más, acercan más a sí mismos lo que desean y empujan con más fuerza lo nocivo de sí mismos. Útil o perjudicial, así se determina la fuerza del deseo en cada objeto de la naturaleza.

Por lo tanto, si vemos objetos inanimados cuyo deseo es muy pequeño, toda su preocupación es sólo mantenerse en un determinado estado para que las redes de cristal o las moléculas se mantengan unidas.

Si hay un deseo mayor en un objeto, entonces desarrolla otras formas de vida en sí mismo, no se limita a conservar su estructura sino que quiere atraer hacia sí cosas útiles y expulsar las perjudiciales. Se convierte en una planta, que consume y expele.

Si el deseo es aún mayor, entonces este objeto adquiere una forma animal. Ya puede moverse para encontrar las mejores oportunidades de consumir y deshacerse de algo para sí mismo. Tiene la capacidad de dar a luz, es decir, de desarrollarse en las siguientes formas.

El mayor deseo de los objetos es el humano. No sólo tiene la capacidad de consumir y expeler como una planta, moverse y dar a luz como un animal, sino que se siente a sí mismo en relación con el pasado, el futuro y en relación con los demás.

Desarrolla la envidia, el orgullo y el deseo de poder y fama. Además, se compara con todas las generaciones anteriores, y esto desarrolla su deseo. Vemos que tan pronto como una persona nace, inmediatamente comienza a desarrollarse.

Mira a los demás y con la ayuda de la envidia, los celos y el orgullo les absorbe sus deseos. Por lo tanto, su egoísmo se desarrolla todo el tiempo. Un animal se desarrolla hasta un cierto límite y ya está. Sólo se dedica a proporcionarse a sí mismo refugio y descendencia, y nada más.

Es decir, un animal actúa sobre la base de los instintos de un deseo en desarrollo, pero constante. En el ser humano, sin embargo, este deseo se desarrolla infinitamente debido al entorno, que le molesta todo el tiempo.

 

Sugerencia  Eleva los deseos terrenales