entradas en '' categoría

Conexión interna para profundizar en sí mismo

En el judaísmo no existía la cultura de los grandes eventos y espectáculos de masas, porque todo era para el trabajo interior del hombre. Tenía que profundizar internamente, conectarse internamente con los demás, no externamente.

No había teatro ni espectáculos ni circo ni estadios ni actuaciones ante un gran público. No existía ese concepto en absoluto. Todo esto vino de la antigua Roma.

Cuando los griegos y luego los romanos capturaron Jerusalén, construyeron estadios, un anfiteatro en Cesarea, etc. Pero no tiene absolutamente nada que ver con el judaísmo.

El judaísmo no siguió este camino. Hubo oportunidad de construirlo, pero no está en la naturaleza de nuestra ideología, que tiene como objetivo el desarrollo interior del hombre.

Por eso, no había pintura ni siquiera música especial, solo el que busca profundizar en sí mismo, percibe el mundo a través de él mismo. No hay estatuas ni decoraciones externas ni ropa especial ni adornos especiales ni ningún tipo de arquitectura. Nada. 

 

¿Por qué? La «tragedia» de recibir para uno mismo

 

Cuando el progreso tecnológico supera al progreso moral

Comentario: Hace dos mil años se escribió en El libro del Zóhar que la Tierra es redonda.

Mi respuesta: Resulta que el desafortunado Giordano Bruno fue quemado y los cabalistas estaban sentados en algún lugar en silencio.

De hecho, era imposible revelarlo antes de tiempo, de lo contrario, todos los cabalistas habrían sido quemados. El libro del Zóhar contiene cosas que la humanidad ha descubierto en los últimos dos mil años y hay otras que aún no descubrimos. Pero no hablamos de ellas.

No es necesario que el hombre sepa más de lo que logra con su trabajo. Tal como están las cosas, hemos revelado demasiado, habría sido mejor que supiéramos menos. Al fin y al cabo la mayoría de nuestros descubrimientos no son buenos para nosotros.

Todo lo que el hombre ha hecho después de salir de la cueva o de descender del árbol, lo hace sólo en su perjuicio, pues el progreso tecnológico supera al progreso moral.

Ni siquiera intentamos mejorar ni adaptar a la naturaleza para nosotros. Intentamos revestirnos artificialmente de una especie de capullo y ser independientes de la naturaleza, independientes del Creador. Pero no funciona.

Estamos constantemente en una carrera para protegernos, para estar seguros. Pero encontramos fracaso.


Un hermoso viaje,
Que es un secreto para uno mismo

 

Conexión global – nuestro desequilibrio con la naturaleza desde el punto de vista espiritual

Pregunta: Usted habla de que las personas pensantes sienten y detectan una forma de conexión global. ¿Quiere decir que si no revelamos conscientemente esta conexión, se revela a través de impactos negativos, cataclismos y tal vez aún en guerras mundiales?  

Respuesta: Es absolutamente cierto. ¡Exactamente!. Si no queremos ir por el camino correcto y actuar al unísono, en armonía, en equilibrio con la naturaleza, entonces la naturaleza nos mostrará lo opuesto. 

En otras palabras, la misma fórmula se cumple, solo que participamos en ella como un elemento negativo. Todo lo que teníamos que hacer en la naturaleza, era equilibrarnos con ella. Y ahora, estamos recogiendo los frutos de ese desequilibrio, en forma de todo tipo de cataclismos. 

Es lo mismo con un niño: Si se comporta bien, sus padres también le tratarán bien. Si se comporta mal, entonces sus padres le tratarán mal. De hecho, lo tratan normalmente, es solo que la corrección de la naturaleza, así está dispuesta.  

La naturaleza no tiene un esquema definido. Tiene un sistema absolutamente claro y es inmutable. Esto no es un dios, que está sentado en alguna parte del cielo y ordena lo que quiere, sino una enorme fórmula universal para el equilibrio global.   

Y estamos saliendo cada vez más de este equilibrio. Conforme nos desarrollamos, gradualmente violamos la naturaleza y nuestra actitud ante ella. Por consiguiente, nos trata naturalmente de forma opuesta. Estamos opuestos a ella y sentimos esta oposición como todo tipo de crisis y problemas. 

Las personas deberían entender que no necesitan aplastarse entre sí, sino más bien, tienen que empezar a trabajar unos con otros, en verdadera unión, donde no solo los límites entre los países, sino también todas las diferencias entre las personas, se cancelan, al empezar a luchar por conexiones mutuas, tratando de eliminar todo tipo de contradicciones culturales y étnicas que los separan, para que todos entendamos que somos una sola humanidad, una Babilonia y tenemos que llegar al apoyo mutuo, a la fraternidad y a las mutuas concesiones. 

Preguntas: ¿Usted no está hablando de declaraciones externas que se han puesto sobre el papel y no se llevan internamente, sino de un mensaje profundo?  

Respuesta: No se trata del mensaje, sino de la realización de nuestra conexión interna, cuando se experimenta a través de la naturaleza común. Solo entonces, saldremos de todos los problemas que causamos por nuestro desequilibrio con la naturaleza.  

Al odiar a los demás, evoco una reacción negativa de la naturaleza. Nos parece que no hay diferencia si odio a alguien o tengo un conflicto con alguien. Pero con esto, provocamos una reacción negativa de la naturaleza sobre mí mismo y sobre el resto del mundo. 

 

Sentir por qué Debemos volvernos parte del sistema de la Naturaleza

 

“¿Pueden unirse los judíos estadounidenses e israelíes?” (Quora)

Michael Laitman, en Quora

Encuentra la respuesta a ésta pregunta y más cuestiones planteadas en la sección de Preguntas y respuestas al Dr. Michael Laitman en Quora

“¿Alguna vez los judíos fueron realmente esclavos?”

El pueblo de Israel fue una nación de esclavos que escaparon de la esclavitud de Egipto. De esto trata la historia del Éxodo.

Ser esclavo es estar esclavizado por el ego humano, nuestros deseos innatos de disfrutar a expensas de los demás, es lo que determina todos nuestros deseos, pensamientos y acciones. Escapar de esa esclavitud es huir de las órdenes del ego y ascender a un nivel diferente. En el nuevo nivel, solo desearemos observar la cualidad de otorgamiento, que guiará nuestros deseos, pensamientos y acciones a partir de ahora.

¿Qué es “observar la cualidad del otorgamiento”? Es pensar en cómo hacer el bien a todos. Por eso, el escape de la esclavitud en Egipto, como todos los relatos de la Torá, no es historia, sino que analiza nuestro desarrollo futuro. Por eso, leemos estos textos para aprender sobre nuestro futuro, lo que tendremos que atravesar para comprender hacia dónde vamos. Y está escrito que vamos de la esclavitud a la libertad.

¿Qué es libertad? Libertad es estar fuera de la esclavitud de nuestro ego, que pensemos y actuemos en beneficio de todos. Realmente necesitamos libertad porque una vez que nuestro único deseo es beneficiar a los demás, nos convertimos en conductos de las fuerzas positivas que habitan en la naturaleza: pasan a través de nosotros hacia los demás. Y pasamos todo lo que recibimos de la naturaleza a todos y los conectamos a la cualidad de otorgamiento de la naturaleza.

Ese estado se llama ser “siervo digno de confianza”. Si bien puede sonar como otro estado similar a un esclavo, ser un conector entre la naturaleza y la humanidad es, de hecho, lo más importante que hay en nuestra realidad. Nos libera de nosotros mismos. Nos permite darnos cuenta de los dos deseos que existen en la realidad: nuestro deseo de recibir y el deseo de la naturaleza de otorgar. Tomamos de la naturaleza lo que quiere para nosotros, tomamos las deficiencias de la humanidad y conectamos ambos.

 

“¿Cómo pueden ser benéficos la envidia y los celos?”

La envidia es una gran fuerza de desarrollo. Es mala solo si nos pone en modo destructivo. Pero, si la envidia nos hace construir y mejorar, la envidia es buena.

La envidia es una cualidad característica de nuestros deseos egoístas. Con su ayuda, vemos que otros tienen cosas que nosotros no tenemos y nos hace desarrollarnos.

La envidia nos integra y esa integración puede seguir hasta el punto de captar los deseos, pensamientos y cualidades de los demás.

 

“¿Pueden unirse los judíos estadounidenses e israelíes?”

Una encuesta reciente a millennials judíos estadounidenses e israelíes, hecha por el Comité Judío Estadounidense muestra que, aproximadamente una cuarta parte de los encuestados en EUA examina su conexión con Israel.

En tiempos en los que el clima antiisraelí se intensifica, los judíos de EUA y de Israel pueden unirse como resultado de nuestra fortaleza. Además, debemos definir con precisión qué es ser judío y qué es ser israelí en el Estado de Israel y en el mundo.

Judío es aquel que aspira a la unidad con todos (la palabra hebrea para “judío” [Yehudi] viene de la palabra “unido” [Yihudi] [Yaarot Devash, parte 2, Drush  ]). La gente que no aspira a la unidad, no puede ser considerada judía.

Si aceptamos y vivimos de acuerdo con el verdadero significado espiritual de ser judío, el lugar de residencia de no importará, ya sea Israel, EUA o la luna. Todos viviríamos con los mismos valores. Si aspiras a conectarte positivamente con los demás, eres judío porque quieres unirte con todos.

 

“¿Cuál es el punto de pelear guerras? ¿por qué no negociar?”

Tengo muchas esperanzas de que en la guerra actual entre Rusia y Ucrania, aprendamos que ya no tiene sentido luchar.

Las guerras en las que nos separamos, matamos y bombardeamos con fuerza física bruta y donde el lado que domina físicamente al otro lado parece ganar y ser más inteligente porque ganó, deben ser reemplazadas por una guerra diferente.

La guerra diferente es contra nuestro mismo espíritu competitivo, que incluye una mezcla de odio, envidia y muchas otras características. Pero, una batalla de la mente debería ser un escrutinio interno del intelecto y la emoción, similar a la forma en la que los científicos discuten sus hallazgos y opiniones. Debe haber guerras de escrutinio interno para determinar quién tiene razón y quién está equivocado, pero no guerras que estallan en conflictos físicos.

Al final, encontraremos que solo podemos tener éxito si nos conectamos por encima de las divisiones y diferencias. Es decir, ver que no se trata de determinar qué lado está bien o mal, sino que, por encima de esa determinación, nuestra conexión nos permite trascender a un nuevo nivel de armonía y paz en la vida. Tengo esperanza de que en la guerra actual, descubriremos la tendencia a unirnos por encima de la división.

 

“¿Qué es el ser humano pleno?”

El ser humano pleno es aquel que se desarrolla y con su esfuerzo alcanza el grado de “humano”.

Hay cuatro grados en la naturaleza: inanimado, vegetal, animal y humano.

Las vidas en las que nacemos y nos criamos, no son del nivel humano ni son plenas. En nuestros deseos, pensamientos y comportamiento innatos, nos ubicamos entre la naturaleza del nivel, inanimado, vegetal y animal y la del nivel humano.

¿Qué es el humano, en el sentido total del término? En hebreo, la palabra para “humano” es “Adam” y viene de la palabra para “similar” (Domeh), de la frase, “similar al altísimo” (Domeh le Elyon). Es decir, ser humano es lograr similitud con la fuerza superior.

¿Cómo podemos lograr ser similares a esa fuerza? Se puede hacer conectándonos positivamente hasta el punto en que nos relacionemos como lo hace esta fuerza: con amor absoluto y otorgamiento.

Si bien los niveles inanimado, vegetal y animal de la naturaleza nos dan ejemplo de cómo funcionan con una conexión altruista correcta, no tenemos esos ejemplos entre la humanidad. ¿Por qué? Porque debemos desarrollar este nuevo grado de plenitud como seres humanos, con nuestro esfuerzo. Si lo hacemos, lograremos revelar la fuerza superior que nos creó y nos sostiene.

 

“¿Cómo actúa Israel en su lucha contra el terrorismo?”

En un ataque terrorista, este año, el Día de la Independencia de Israel, dos terroristas mataron a hachazos a algunas personas y, hubo una sensación general de miedo en todo el país, uno de mis alumnos me preguntó si podría haber una solución a los problemas de Israel con los árabes.

Hay una solución, pero solo puede ser con la condición de que el pueblo de Israel armonice con la Tierra de Israel, en sentido espiritual. Así, verdaderamente seremos dueños de este lugar y sentiríamos la protección de arriba y nadie podrá tocarnos.

Solo depende de la conexión del pueblo de Israel. Por difícil que sea escucharlo, no hay otra manera. Es la condición que establece la naturaleza.

La condición es que debemos conectarnos positivamente, como está escrito, “como un hombre con un corazón”. Al lograr esa conexión, resolveríamos el terrorismo, los actos de violencia física y la gente ya no tendría ni un solo pensamiento negativo sobre Israel. Pero, si no cumplimos con esta condición, no tenemos protección.

Si bien podría parecer que deberíamos ir en contra de la incitación que engendra el terrorismo, es decir, la glorificación del terrorismo y los actos de terror en la sociedad, lo que realmente necesitamos es, impregnar nuestras mente y corazón. Si nos unimos en mente y corazón, no tendremos necesidad de luchar contra el terrorismo. Solo necesitamos estar unidos y nuestra unidad atraerá la fuerza espiritual superior. Atraer esa fuerza a nuestra vida levantará un dosel de paz para todos y nos dará el sentimiento de victoria.

Por el momento, las fuerzas de seguridad de Israel trabajan día y noche con devoción y por muchos años solo para que la gente de Israel pueda vivir en paz. Pero, fortalecer la seguridad de Israel no es una solución a largo plazo para desarrollar un sentido real de seguridad. Viviremos en la atmósfera que creamos, hasta que nos unamos y revelemos la unidad como la salvación de la humanidad y hoy, es muy necesaria. Sin unirnos, no resolveremos nada y podemos esperar que el terrorismo y otros fenómenos negativos sigan intensificándose.

¿Por qué aparecimos en este globo?

Pregunta: Hoy en día, se escribe mucho acerca del fenómeno “el fin del mundo”. No en el sentido de que dejará de existir, sino como el inicio de cierto período en el que no se sabe lo qué hacer. ¿Cuál es esta fase en el desarrollo de la humanidad? 

Respuesta: ¡Es un estado maravilloso!

Nacimos y vivimos ahora en un período, en el que la primera nación llegó a nuestro mundo, para realmente bajar de los árboles, no porque nos hayamos desarrollado tecnológicamente y podamos hacer todo tipo de coches, locomotoras y aviones, sino porque hemos llegado a un estado donde tenemos que decidir sobre la razón por la que aparecimos en este globo, qué deberíamos hacer en él y cómo realizarnos verdaderamente. 

Ese mono que apareció, que se desarrolló en un insignificante hombre, que miró a su alrededor y pensó: ¿Y para qué estoy? Observó un poco más y vió todo esto, de acuerdo está bien ¿Y qué sigue?

Ahora, estamos muy cerca de este asunto en nuestro desarrollo histórico, ¿Por qué aparecimos? Bajamos de los árboles y desarrollamos la tecnología y una estructura social. ¿Qué sigue? ¿Significa que tenemos algún propósito más elevado?

Por supuesto que no es una pregunta sencilla. Hasta que atraviese la humanidad y se de cuenta desde dentro, que esto es precisamente lo que estamos preguntando, que esta cuestión es un reto que la naturaleza nos ha puesto para que lo cumplamos y para que al final, nos dé una respuesta o, al menos, empecemos a buscar una respuesta a la pregunta sobre el sentido de la vida. Es un momento muy especial para  esta generación y también es especial. 

Así que, está buscando, sin entender por qué y cómo, intenta resolver todos estos asuntos, ya sea a través del terror, drogas, divorcio, toda clase de búsquedas, aventuras o espacio, no importa qué. Estos intentos, todo lo que hacemos, es prácticamente la búsqueda de una respuesta sobre el sentido de la vida. 

Digamos que me dirijo a algún lugar. Vemos que todos los programas espaciales se están reduciendo, ¿Bien, qué encontraremos ahí? Piedras. Nada más. ¿Y, qué encontraremos en algunos desarrollos tecnológicos? ¿O en la cultura? Una vez pensamos que con la ayuda de la cultura, nos desarrollaríamos. Y de pronto, se acabaron. En el siglo XIX prácticamente, se agotaron.  

Llegó el siglo XX, el siglo de la tecnología, nano-tecnología, computadores, todo. Ahora, nos aproximamos a un estado en el que el Internet conecta a todos juntos y de pronto vemos que estamos trabajando con una máquina, es lo interesante. El hombre comienza a descubrir que su conexión es principalmente con máquinas, aún cuando se comunica con otras personas a través de ellas. 

Estas son respuestas de máquinas, es automatización y no hay nada aquí. El individuo quiere salir a algún lado, ¡escapar! ¿Pero, en qué dirección puede ir? 

Y si no, entonces, de nuevo, regresa a las drogas, a cierto tipo de reaseguramiento, solo para olvidar. ¿Por qué los juegos deportivos están tan desarrollados hoy en día? Todos los gobiernos quieren desviar la atención de las masas hacia el fútbol u otros juegos. ¡Ocupar a las personas! Es lo que importa, es olvidarse de sí mismo. Por eso, la mayoría de los medios de comunicación está enfocado en esto. 

Y si miras más adelante, continúa el desarrollo de la tecnología  y más de miles de millones de personas desempleadas, aparecerán en el mundo, no millones, sino miles de millones de personas, bien calificadas, que pueden hacer todo. ¿Y qué hacer? 

Con la ayuda de las nuevas tecnologías, pronto llegaremos a un estado en el que el 5% de la población mundial, podrá proveer a todos los demás. ¿Qué sigue? La sobre abundancia en una mano. La falta de distribución, en la otra. 

En general, nos encontramos en un estado de falta de entendimiento del sentido de la vida. Es lo más importante que tenemos que responder. 

 

Leer siguiente artículo Peligros de la interconexión egoísta y su remedio: el método de Cabalá