entradas en '' categoría

¿Puede el hombre castigar al Creador?

Pregunta: ¿Existe el concepto de que el hombre puede castigar al Creador?

Respuesta: Sí, si no avanza con toda su fuerza al propósito de la creación, se considera castigo para el Creador. Como el niño que no quiere desarrollarse, molesta mucho a sus padres por esto.

Pregunta: ¿Por qué acciones en este mundo el Creador castiga a la gente?

Respuesta: Por no querer conectarse con los demás en la revelación del Creador, esta es la fórmula general.

 

Leer más  la  ¿Línea final o círculo de castigo?

 

¿El Creador nos castiga?

Pregunta: ¿Hay recompensa y castigo que vengan directo del Creador y no de la naturaleza circundante ni de la gente ni de la sociedad? Simplemente se siente que el Creador envía algo.

Respuesta: Sí. Pero, debes adaptarte y ponerte bajo el control del Creador y así lo sentirás.

Pregunta: ¿Por cuáles acciones castiga el Creador al hombre?

Respuesta: Por las que no lo llevan al propósito de la creación. Y no es castigo, sino enmienda, restricciones y apoyo. Esto es lo que se llama, trabajar sobre los errores.

 

Descubre la Motivación sobrenatural

 

El agua: portadora de información

Pregunta: Se dice que el agua tiene memoria, ¿cuál es este fenómeno?

Respuesta: El agua tiene características especiales. Conocemos sus propiedades como el punto de congelación, de rocío y otras. Sin agua la vida en la Tierra sería imposible. Nos ajustamos totalmente a sus propiedades porque es cardinal a nivel corporal.

En lo espiritual, el agua es la fuente de todo. Una fuente en el sentido de que, si acompaña a cualquier proceso vivo, habrá lugar para él y se ejecutará correctamente. Si el agua desaparece, el proceso se cierra en sí mismo y se seca.

Comentario: Se cree que la memoria de las generaciones anteriores está incrustada en el agua.

Mi respuesta: La memoria no es una propiedad del agua en sí misma. El agua es portadora de la memoria, que se transfiere a través de ella de una generación a otra, de un Partzuf a otro. Las almas se comunican a través del agua. El agua es portadora de información.

 

Leer más  Que las “aguas se llenen con criaturas vivientes”

 

Educar para despertar una nueva ideología desde la espiritualidad

Hoy en día, muchas personas no tienen trabajo, no tienen nada que hacer. De lo que deberían ocuparse es de una nueva ideología, una nueva forma de conciencia.

Es necesario educar a las personas para que sean personas, es decir, para unirlas en una sola humanidad buena, atrayendo así una fuerza interna buena, que es la base del mundo y existe en todo el universo y lo sostiene sobre sí mismo. Deberíamos revelar esto, revelar al Creador, dentro de nuestra conexión.

Cuando nuestra conexión realmente se vuelva ideológicamente correcta, igualitaria y homogénea, con el objetivo de no dañar a nadie sino solo por el bien de todos, entonces la fuerza superior, el Creador, se revelará en ella.

Necesitamos enseñar esto a la gente, decir que la revelación de esta fuerza es nuestra próxima etapa de desarrollo, y ya hemos llegado a este punto porque la humanidad se ha estado moviendo hacia esto durante cientos de miles de años. ¿Pero quién lo está haciendo?

No culpo a nadie. Todavía es difícil para nosotros también. Estamos atrapados entre este y aquel estado. Por lo tanto, necesitamos realizarnos lo más rápido posible.

 

Seguir leyendo  ¿Cuál es la educación correcta?

 

Desconectados de la realidad

Pregunta: Nuestro mundo está siendo silenciosamente engullido por una epidemia de autismo. Según estadísticas llevadas a cabo en los Estados Unidos, el número de personas con autismo, se ha incrementado más de 10 veces en los últimos 40 años, y de acuerdo al pronóstico, esta cantidad seguirá en aumento. 

¿Qué es este fenómeno? ¿Por qué el autismo está alcanzando tal magnitud en la actualidad? 

Respuesta: Las almas que aparecen en nuestra generación, son almas con un potencial enorme. Se encuentran parcialmente, ya en otras dimensiones y en paralelo, en cuerpos. Se está dando una combinación de mundos, una preparación para el proceso transicional que hoy no comprendemos apropiadamente, ni nuestro mundo.   

Alguna vez, existimos en nuestro mundo de forma primitiva. Estábamos muy cerca de la naturaleza. Conocíamos la tierra, nuestra vida y cómo arreglarla. Posiblemente fue malo e injusto: guerras, asaltos, asesinatos, el poder del fuerte sobre el débil, etc., pero todo esto sucedía en este mundo y todas las cosas, eran claras. Y ahora, no es claro el lugar donde estamos. 

Si antes vivíamos a expensas de la materia, es decir, que lo que más nos importaba, era obtener alimento y luchar por él, por territorio, dado que la tierra y el alimento son valores oportunos, cuanto más tierra tienes, más comida tendrás. Hoy, todo es completamente diferente. 

Hoy no importa en absoluto. Nuestras profesiones actuales están tan lejos, tan desconectadas de la realidad, como etéreas. El 1% o 2% de la población mundial, participa en la agricultura y alimenta a todo el mundo. Y ¿En qué está involucrado el mundo? Elaboramos juegos distintos para cada quien y jugamos a que “yo estoy en esto y tú en aquello”, etc. 

Inventamos nuevas carreras todo el tiempo, es decir, nuestro mundo se está convirtiendo cada vez menos real, menos concreto. Consecuentemente, los valores que nos inventamos, se han vuelto totalmente distintos. 

Si antes se trataba de algo muy aparente y terrenal, hoy es algo efímero, lo que habla de nuestras necesidades internas, de ciertas almas que se encuentran entre la gente hoy en día.

Aparte, resulta en un aislamiento de la vida, depresión, drogas y todo tipo de salidas de la existencia. Incluso las personas que nacen ahora con autismo, se caracterizan porque en su mayoría, poseen una conexión con las cosas que son abstractas para nuestro mundo, tales como las matemáticas y los computadores.

 

Te puede interesar  Huye mirando hacia atrás

 

Aprender a sentir el mundo exterior como yo mismo

Pregunta: ¿De dónde viene el sentimiento de una persona de que todo está dividido en “yo” y “otros”?

Respuesta: De nuestro egoísmo. Nuestra alma está dividida en dos partes: la interior, que siento como yo mismo, y la exterior, que siento como el mundo exterior. Estas dos partes están separadas en mí por una división egoísta que es el mal.

Por lo tanto, no siento el mundo exterior como yo mismo. No me imagino que esto también sea yo, que esto también es mío. Aquí radica nuestra estupidez, miopía y ceguera.

Si viera el mundo correctamente, entendería que todo soy yo, mi alma. Todo lo externo, todo lo que existe, todo lo que está más allá de mí, es mi única alma. Entonces trataría todo de manera diferente.

Nuestro egoísmo está especialmente creado de tal manera que contrasta la parte interior del alma con la exterior y nos convierte en egoístas que solo se preocupan por lo que hay dentro. Todo lo que está fuera, en mi ceguera, no lo considero como parte de mí y entonces lo destruyo y lo desprecio y me alegro si alguien se siente mal. Más tarde esto se revelará, que en realidad todo soy yo. ¡Qué mal lo traté! Desprecié e hice todo en detrimento de mis más cercanos, mis hijos, padres, etc.

Al fin y al cabo, todo lo que está fuera de mí son mis padres o mis hijos y nietos, ya sea hacia atrás o hacia delante. Se trata de toda la humanidad en las reencarnaciones anteriores o en las futuras. No podemos imaginarlo.

De repente resulta que, digamos que los japoneses son mis parientes más cercanos y queridos. Mira lo que está pasando con el asunto y me complace.

¡Una revelación tan terrible de la verdad le espera a toda la humanidad! Es decir, destruyes, matas, haces daño, y de repente te dicen: “Es tu pequeño hijo”. Y tú lo estabas destruyendo.

Esto es lo que veremos y a escala universal. ¡Es este sentimiento de remordimiento y horror lo que le ocurrirá a una persona! Sin embargo, nos llevará a que finalmente nos sacudamos para mezclarnos entre nosotros y nos descubramos como un todo absolutamente común.

 

Descubre Cuando el “yo” es reemplazado por el “nosotros”

 

La satisfacción es peor que la muerte

Pregunta: Un espectador pregunta: La humanidad ha inventado todo tipo de días festivos, pero no hay ningún día festivo llamado “Día del Sentido de la Vida Humana, ¿Por qué? ¿Significa que nadie necesita averiguar el sentido de la vida?

Respuesta: El “Día del Sentido de la Vida” sería un día de luto, no un día festivo. ¿Y qué sentido tiene la vida?

Uno se da cuenta de repente de que la vida no tiene sentido, vivimos en vano. La vida pasa por delante de nosotros todos los días. Tal vez sería mejor que no empezara.

Las festividades, en general, no son para divertirse. Una festividad es para conmemorar. Así que las festividades pueden verse empañadas con mensajes generalmente tristes como “el sentido de la vida”.

Comentario: Sería estupendo que la gente empezara a buscar el sentido de la vida.

Mi respuesta: Bueno, la gente lo ha estado buscando durante miles de años. ¿Y qué?

Pregunta: ¿Por qué no lo encuentran?

Respuesta: Porque no hay sentido en la vida.

Pregunta: ¿Para qué vive una persona?

Respuesta: Para hacer esta pregunta en cada generación y no encontrar una respuesta.

Pregunta: ¿Es importante hacer esta pregunta?

Respuesta: Esta pregunta surge del interior de una persona, lo quiera o no.

Comentario: Parece que es mejor no hacer esta pregunta, sino simplemente vivir nuestra vida sin hacerla. Es más fácil así.

Mi respuesta: Entonces nos quedamos en el nivel de los animales. Los humanos seguimos evolucionando y por eso nos cuestionamos más el sentido de la vida en cada nueva generación.

Pregunta: Es decir, no podemos dejar de hacernos esta pregunta…

Respuesta: No, no lo haremos. El simple hecho de que nos sigamos cuestionando nos llevará algún día al punto de empezar a revelarlo. Espero que sea muy pronto.

Pregunta: ¿Cuál es el sentido de la vida humana? ¿Por qué he nacido en este mundo? ¿Nacer, vivir unos 70 u 80 años y luego morir? ¿Para qué?

Respuesta: Vives para buscar. Cada persona busca inconscientemente. Cualquiera, un albañil, un cerrajero, un artesano, un académico, un barrendero… ¡no importa quién ni cómo! Un borracho… no importa. Todos ellos están inmersos en la búsqueda del sentido de la vida. Y ni siquiera saben qué les motiva a emprender la búsqueda del sentido de la vida. Cada persona, todo el mundo lo hace.

Comentario: Mucha gente dice: “¡He vivido mi vida tan bien! Logré mucho”. Parecen tan tranquilos como si nunca hubieran buscado el sentido de la vida.

Mi respuesta: Simplemente se convencen a sí mismos.

Pregunta: Pero todavía tienen esta pregunta dentro, ¿no?

Respuesta: De lo contrario, no estarían vivos. Cada segundo de nuestra vida comienza con el hecho de que una persona se haga la pregunta: “¿Para qué vivo?”

Pregunta: Si no, no viviría. No se da cuenta y, por tanto, vive a través de este segundo dado, y vuelve a hacerse la misma pregunta: “¿Para qué vivo?” Una y otra vez, seguimos así con nuestras vidas, pero seguimos sin una respuesta. Sin embargo, de todos modos, volvemos a entrar en la búsqueda: “¿Para qué vivo?” Así, vivimos el siguiente segundo, etc. Así es a lo largo de toda nuestra vida. ¿Es esto lo que llamamos el flujo de la vida?

Respuesta: Sí. Una pregunta continua sobre el sentido de la vida y una búsqueda constante de una respuesta que la gente no revela nunca.

Pregunta: ¿Y si nunca me hago esta pregunta? ¿Está diciendo, de hecho, que no existe tal cosa?

Respuesta: No, ¡no depende de ti! Es decir, esta cuestión es generalmente anterior a nuestra percepción fisiológica. Es la cuestión más importante y fundamental de todas. Es una búsqueda espiritual: “¿Para qué vivo?” Después de preguntárselo, nuestro cuerpo, todos nuestros órganos, comienzan a revivir, a florecer y a desarrollarse. Como resultado de vivir millones de vidas diversas, llegamos a la conclusión de que sí encontraremos el sentido de la vida.

Pregunta: ¿Qué es?

Respuesta: Sentir al Creador, la fuente de toda la vida. Y lo descubriremos. Sin embargo hasta ahora hemos seguido buscándolo. Sin embargo, ya nos estamos acercando a un estado en el que empezaremos a buscarlo de forma consciente.

Es decir, ya podemos imaginar mejor cuál es la fuente de la vida, que es el Creador. Cómo, sobre qué base, con qué cualidades y qué intenciones puedo acercarme a Él, agarrarme a Él y aferrarme a Él como un bebé a su madre.

Pregunta: ¿Es este el sentido de la vida?

Respuesta: No, no lo es. Es simplemente una herramienta para conectar con el sentido de la vida. Y cuando lleguemos a esta etapa, a partir de ahí buscaremos quién es Él, el Creador, el sentido de la vida. Qué quiere Él de nosotros, qué esperamos de Él, por qué todo el sentido de la vida es sólo ser atraído por Él y adherirse a Él. Y sólo entonces de Él comenzaremos a absorber lo que es el sentido de la vida.

Comentario: Nos está diciendo que no hay satisfacción, sólo una búsqueda constante.

Mi respuesta: ¿Por qué necesitas la satisfacción? Es peor que la muerte. Es la negación de la existencia, es la inexistencia, la nada.

Pregunta: ¿No existe la jubilación en este asunto? ¿No hay pausa? ¿Seguirá nuestra búsqueda constantemente? ¿No existe la pausa?

Respuesta: ¡No, en absoluto! Dios no lo quiera.

Pregunta: ¿Es este el camino a la eternidad?

Respuesta: La eternidad significa estar en constante cercanía con Él, aferrándose a Él y adhiriéndose a Él más y más sin fin.

 

Seguir leyendo  El secreto de la satisfacción espiritual eterna