entradas en '' categoría

Torá: código secreto – según la Cabalá

Es imposible entender la Torá si no estudias la ciencia de la Cabalá. Todos conocen este libro que parece contar la historia de algunas personas (como Abraham, Isaac y Jacob) y de hechos que ocurrieron en la antigüedad al pueblo de Israel. La Torá fue escrita para que se piense que es un relato histórico, que incluso los niños pueden entender.

Pero los sabios dicen que hay un código secreto en esa historia y que no tiene ni una palabra sobre este mundo. De hecho, es la historia del gobierno de la creación, del universo, todas las fuerzas de la naturaleza que fueron, son y serán, visibles y no visibles para nosotros, sentidas y no sentidas por nosotros, por encima de todo.

Habla sobre el Creador, de la fuerza superior que está por encima de nuestro mundo, junto con todos los mundos superiores que aún no hemos descubierto, sobre Su relación con la creación y lo más importante, de cómo la creación puede reaccionar correctamente ante la forma en la que siente la vida.

A la creación se le da oportunidad de cambiar para que con los ocultamientos, a través de todos los mundos y espacios, pueda revelar la fuerza superior que la controla y así, cambiar su realidad, esa es la meta.

Los cabalistas dicen que todo está en nuestras manos; sólo necesitamos entender el código de la Torá. Así como, con ayuda del lenguaje de programación familiar, puedes manejar una computadora, con la ayuda de la Torá, con la ayuda de un código especial, al leer este libro correctamente, puedes entrar en la computadora que controla la realidad, controlarla y también tu vida.

Por eso, necesitamos la ciencia de la Cabalá para cambiar nuestro destino.

 

Leer más… Trabajo espiritual

 

Identificandonos con la fuerza

Y después de la restricción, cuando el espacio vacante quedó vacío

Precisamente en medio de la Luz de Ein Sof,

Se formó un lugar, donde podrían residir las emanaciones, creaciones, formaciones y acciones.

(El Árbol de la Vida).

El deseo creado por el Creador se liberó de todo lo que lo creó y comenzó a sentirse totalmente vacío. Y apareció en él la oportunidad de crear deseos. Por regla general, son cuatro y representan los cuatro mundos: Atzilut, Briyá, Yetzirá y Assiyá.

Pregunta: ¿Los seres creados existen solo cuando en un lugar sin la presencia de la luz o del Creador? Si Él está presente ¿No hay lugar para nosotros?

 

Respuesta: Tenemos lugar solo en la medida en que nos identificamos con esa fuerza.

Fuimos creados con la naturaleza opuesta. Tratamos de dar satisfacción a nuestro “yo” egoísta y no dejamos lugar al Creador. Por eso, en nuestra forma actual no hay lugar.

Si cambiamos para tener cualidades similares a las del Creador, tendremos un lugar en este vacío y se llenará de acuerdo con nuestras cualidades.     La luz nos guia hacia la recuperación

 

Entrando al sistema de conexión espiritual

Pregunta: Digamos que una persona miró un video donde usted explica sobre algún fenómeno, desde el punto de vista de la Cabalá. Esto le deja prendida, inspirada, está de acuerdo con usted e internamente lo apoya. Luego, al pasar el tiempo, se olvidó de todo. 

¿Qué le queda a la persona después de esto? Con el fin de que esta información penetre en ella ¿es necesario que esté constantemente clavada en eso, como  una “aguja espiritual”? 

Respuesta: Indudablemente la impregnación constante es necesaria, pero no solo eso. 

El hecho es que la conexión espiritual es una red que conecta a todos, unos con otros y por lo tanto, si una persona se clava en algún punto de esta red, debe aferrarse a este y expandir ese contacto.  

No será capaz de ir a ningún lado y funcionar solo. No se puede. No ayudará. Debe estar entre las personas por las que se siente atraído, no de forma egoísta, sino donde entiende que se puede realizar espiritualmente. 

La Cabalá no es una ciencia ordinaria. Aquí, estamos hablando de entrar a un sistema de comunicación con otros y descubrir en él una única fuerza que llena este sistema. 

Si una persona no se conecta a él, entonces no es nadie ni nada. Separado de este sistema, siente solo nuestro mundo y al incluirse en el sistema, empieza a sentir la vida de este sistema llamado el mundo superior. Así que, ¡no se puede estar solo! 

 

¡Adelante!  Conexión correcta

 

Corrección del mundo – que sea por medios pacíficos, no mediante una guerra atómica

Pregunta: Antes, cuando no había video cámaras, todo se grababa. Por ejemplo, las grabaciones que usted hizo cuando escuchaba a Rabash, siguen haciendo su trabajo. Y sin importar la época, siguen siendo parte de la experiencia humana. ¿Hasta qué punto desempeñan su función, las grabaciones que usted realizó con Rabash?   

Respuesta: En general, las aproveché bastante. Las he escrito muchas veces en libros, en algunos posteos y las he relatado en las lecciones. Ya están por todos lados.

En principio, no hay nada más para bajar de arriba. Hay una cantidad infinita de información sensorial y mental ahí, pero no se puede bajar; hay que ascender por ella. Espero que así sea. 

Comentario: Usted ha escrito muchos materiales. Todo lo que usted ha entregado y sigue entregando, de entrada, también se graba. No importa si se utiliza o no, pero se graba. 

Mi Respuesta: Se graba y pasa al sistema. Veo los efectos de esto. Lo que pueda decir hoy, dentro de algunos meses saldrá en algún lugar. Y si no en meses, entonces en unos años. 

Probablemente recuerden cuántas entrevistas distintas he tenido con grandes personas, tanto en América como en Israel, donde intenté convencerlos de que habría una crisis en el mundo. Dos o tres años después, sucedió. Hablé con premios Nóbel en economía y les dije que pronto estallaría una crisis. Se sorprendieron: “Nada de crisis. No pasará nada”. Y mira lo que tenemos ahora.  

El tiempo pasa muy rápido. Lo que estamos diciendo ahora, ya está ingresando en esta red. La red de comunicación entre todo el mundo se volverá más directa. Por lo tanto, creo que hay una gran esperanza de que el mundo alcance su corrección a través de medios pacíficos y no por medio de una guerra atómica.

 

Conocer más   Qué nos enseñan los medios de comunicación masiva

 

Dependencia mutua

Hoy vivimos en un mundo de interconexiones globales. La guerra en Ucrania resuena en todo el mundo y en todo lo que hacemos, desde comprar el pan, encender el gas en la estufa o arrancar el coche. Este conflicto afecta a todo el mundo personalmente, aunque esté físicamente muy lejos de él. Se nos da un sentido real del significado de la paz global y la dependencia mutua.

¿En qué sentido dependemos unos de otros? Podemos decir que en todo. Casi todos los países dependen de otros en los ámbitos de la alimentación y la industria. En la última década esta dependencia se ha convertido ya en total. Si aún no nos hemos dado cuenta, en los próximos años tendremos que experimentarla de la forma más práctica.

Por lo tanto, deberíamos pensar seriamente en lo que estamos haciendo. Al fin y al cabo, quien ignora su conexión con los demás, aunque sea imperceptible a primera vista, parece que se está disparando en el pie.

Todavía no nos damos cuenta de que estamos en un sistema completamente cerrado. En cuanto se rompe una cadena, golpea a los países que dependen de ella, luego a los demás países que dependían de ellos, y luego a otros países, así que este problema se extiende hasta abarcar a toda la humanidad alrededor del globo.

Pero el hecho es que no queremos reconocer esta dependencia mutua. Yo estoy dispuesto a reconocer la dependencia de mi familia y  bueno, quizá hasta cierto punto de mi país. Pero ¿Por qué debería tener en cuenta los intereses de otros Estados y pueblos extranjeros, a veces incluso hostiles?

No quiero eso. Pero no hay otro camino. Vemos que todo está dispuesto en la Tierra de tal manera que nos revela nuestra mutua dependencia y nuestra obligación de estar conectados unos con otros. Al fin y al cabo, nadie es capaz de proveerse de lo más esencial sin una comunicación adecuada y amable con todos los pueblos del mundo, con todos los países. Es un milagro cómo nos encontramos de repente en un mundo redondo e integral.

En esta situación, aprendemos lo dependientes que somos unos de otros, nadie puede considerarse libre, ya que depende de todos. Un país corta los suministros, lo que provoca una reacción en cadena y la interrupción de los suministros en un país tras otro, y como resultado, todo el mundo moriría de frío y de hambre, sin carbón, acero, metales raros, petróleo, gas, medicinas, las cosas más vitales. La humanidad simplemente no podrá existir si continúa con el mismo espíritu.

La dependencia mutua se ha convertido en total y tenemos que admitirlo. Esta es la principal característica del mundo moderno y de nuestra generación. Si queremos sufrir menos, tenemos que hablar más de ello y aclararlo. Así llegaremos a la paz, al progreso y al apoyo mutuo. Toda la humanidad alrededor del globo se convertirá en una sola comunidad, un solo pueblo, por lo que será imposible iniciar una guerra en cualquier lugar, con cualquiera.

Debemos acabar de una vez con las guerras, los conflictos y las actitudes hostiles, y reconocer que todos tenemos la obligación de garantizar la paz a los demás.

 

Clic aquí Dependencia e Interdependencia

 

Cambiamos cuando nos esforzamos por construir un sistema correcto de relaciones entre nosotros

El Creador no creó una creación defectuosa, sino que la creó en un estado completamente perfecto, y las criaturas solo tienen que revelarlo.

Debemos estudiar en los libros cabalísticos lo que significa la conexión e imaginar cuál debería ser nuestro estado corregido: nuestro comportamiento, pensamientos, deseos y cómo difiere de lo que es ahora.

Pero no corregimos ninguna cualidad interior personal; y en la medida de nuestro deseo de conectar con los demás, nuestras cualidades interiores se corregirán y cambiarán solo por ello.

De lo contrario, el tiempo pasa y el hombre no cambia. Los cambios solo se producen cuando nos esforzamos por construir un sistema correcto de relaciones entre nosotros.

El Creador creó la creación en un estado completamente corregido – fundido con el Creador-, pero luego la destrozó y nos instruyó para que revelemos este destrozo y pidiéramos su corrección. La diferencia entre el estado deseado y el real está creciendo todo el tiempo: cada vez que revelo el siguiente grado destrozado, me incorporo en él y siento que este soy yo. Y entonces empiezo a corregirlo en la conexión con la decena y dirigiéndome al Creador.

La revelación de un nuevo grado, cada vez se siente como si uno se encontrara con un muro infranqueable. Pero si conectamos con nuestros amigos, el muro desaparece, se evapora como si nunca hubiera existido.

Al principio parece que tengo delante un muro de longitud interminable y altura infinita. Y de repente, veo que empieza a deshacerse, como si una niebla se disipara; estaba ahí y ahora ha desaparecido. Y ahora todo está abierto, claro, familiar y tangible frente a mí. Todo depende solo de la conexión.

El muro que veo está dentro de mí y está construido sobre la falta de mi conexión con mis amigos. Esta es la falla que veo frente a mí. Lo único que me queda es llorar y pedirle al Creador que nos ayude a unirnos con nuestros amigos porque al hacerlo cancelamos el muro.

Debería ver ante mí sólo la conexión entre los amigos y la conexión con el Creador: dos grados de conexión. La conexión es la clave de la solución.

Más adelante veremos que todo este mundo es solo una ilusión. Por lo tanto, uno debe ir hacia adelante, no mirar alrededor, sino tomar un curso directo para conectarse con los amigos y conectarse con el Creador. Esto nos ayudará a alcanzar la meta muy rápidamente y en esta medida ver la verdad.

 

Descubre más Niños ¿Cómo pueden aprender relaciones correctas según la Cabalá?